... Popularmente se suele decir que cuando hay luna llena, pasan cosas muy raras, entre ellas, hay varias historias que están relacionadas con los animales, los cambios en su comportamiento e incluso hasta, en los relatos fantásticos de algunos folclores, qué hasta puede transformarlo. A excepción de este último punto, todos estos relatos son ciertos.

Ahora, ¿por qué? ¿Por qué razón los animales responden a la luna llena y modifican sus comportamientos? ¿De qué se trata todo esto? Acompáñanos para conocer algunos de los factores que hacen que la luna llena afecte el comportamiento animal.

Por qué la luna llena afecta a los animales

Fanáticos de la ficción que esperaban fenómenos sobrenaturales y misteriosos, sentimos haberlos desilusionado. Durante las noches de luna llena, los animales tienen pequeños cambios de comportamiento por razones que se han determinado científicamente.

Cuando hay luna llena, se desarrollan varios cambios en la luminosidad nocturna y leves modificaciones en la gravedad de nuestro planeta. Estos factores son imperceptibles para los humanos, pero gracias a los sensibles sentidos de los animales, ellos pueden los pueden notar con mayor intensidad. Volviéndolos mucho más susceptibles.

Hay ciertos animales cuyo comportamiento se ve marcado por el ciclo lunar, ajustando su accionar según la fase de la luna. Al ser un periodo que no varía y que se repite constantemente, todos estos aspectos se ha podido comprobar fácilmente.

No obstante, no todos los animales se ven igual de afectados por la luna llena y en algunos casos, los efectos son bastante interesantes. A continuación veremos algunos de ellos...

¿Cómo afecta la luna llena a los animales?

Durante la luna llena, el comportamiento de las personas también cambia y generalmente, a esos individuos se los trata como lunáticos. En el caso de muchos otros animales, ocurre lo mismo, aunque cada especie responde de forma diferente.

En el caso de los leones se detectó que una vez pasada la luna llena, aumenta la caza y los leones salen en busca de alimentos con mayor ímpetu. Ello se debe a que durante la luna llena hay más luz en la noche, lo que disminuye el éxito de la caza.

Los murciélagos, animales nocturnos por naturaleza, prefieren quedarse en casa durante las noches de luna llena y no salir a hacer de las suyas, evitando el riesgo de los depredadores.

Las aves nocturnas aprovechan muy bien el aumento de luminosidad de las noches de luna llena, saliendo a cazar insectos. Para ellos, la oscuridad les hace las cosas mucho más difíciles.

Por su parte, los ratones están entre los pocos animales que exhiben cambios corporales por la luna llena: los ratones espinosos suben o bajan su temperatura corporal y la agresividad entre miembros de la misma especie aumenta. Eso si, no buscan alimento.

Los lémures, por último, prácticamente dan vuelta su vida. Durante los días de luna llena, en vez de comportarse como los animales nocturnos que son, salen durante el día para compensar su falta de actividad durante la noche.

Podríamos seguir con la lista, pero queda claro que la luna llena modifica el comportamiento de los animales a diversos niveles. Tristemente, las grandes ciudades han reducido terriblemente los hábitats naturales de los animales, provocando cambios en sus ciclos producto de la iluminación artificial y modificando sus comportamientos, lo que seguramente traerá fuertes consecuencias a mediano plazo.

batanga.com 08/09/14