Todos esperamos nuevas consolas (en especial la PS4 y la Xbox 720) pero el panorama gamer está cambiando y se están lanzando alternativas muy prometedoras sobre todo en el panorama portátil (un campo en el que pocos están a la altura).

Nvidia ha optado por presentar la Project Shield en el CES, un híbrido entre mando y consola portátil que se nutre del procesador Tegra 4 para mover una pantalla HD de 5 pulgadas (con una resolución de 720P). Además de esto, intentará ofrecer hasta 38 horas de juego con su batería de litio y una calidad de sonido sorprendente que saldrá por sus altavoces integrados. Para que amplíes la memoria podrás insertar una microSD y si te gusta ver la consola en pantallas grandes podrás sacar la señal por su salida HDMI. Para conectarte solo contarás con tecnología WiFi (nada de LTE ni de 3G supongo).

Pero hay que aclarar que no solo será una simple consola portátil con Android 4.1 (aunque se lanzará en el segundo trimestre de 2013 y podría venir con alguna versión más actualizada), intentará remplazar a tu gamepad habitual e incluso al mando de tu TV. Entre los juegos que se han probado estaba Hawken (un shooter de Mech gratuitos) y Sword: Sword of Ruin.

Además de esto, se integrará con la ludoteca de tu PC a través de Steam Big Picture. Lo malo y lo más grave que tendrá esta consola será el precio. Nvidia ya ha comentado que nada de venderlo por debajo del precio de coste (en Nvidia viven del hardware y no de los contenidos, caso contrario que en Google) y prepara el bolsillo porqué seguramente esté al precio de un smartphone o tablet de última generación.