Existen diferentes tipos de numerología:

Numerología con números

Cada fecha o número tiene que reducirse hasta obtener una única cifra. Para conseguirlo, se suman todas las cifras horizontalmente.
Ejemplo: 1980: 1 + 9 + 8 + 0 = 18 = 1 + 8 = 9

Numerología con letras

Cada letra del alfabeto está representada por un valor numérico, así que sólo hay que atribuir un número a cada letra, teniendo en cuenta la tabla siguiente. A continuación, según el principio de reducción del número obtenido, hay que llegar a una cifra simple.

1 2 3 4 5 6 7 8 9
A B C D E F G H I
J K L M N O P Q R
S T U V W X Y Z

NUMEROLOGIA = 5 + 3 + 4 + 5 + 9 + 6 + 3 + 6 + 7 + 9 + 1 = 58 = 5 + 8 = 13 = 1 + 3 = 4

Los diferentes análisis numerológicos

Número activo (o número clave)

Describe el papel que tiene el temperamento, lo innato, en nuestra personalidad. Se calcula sumando los valores numéricos de las letras del nombre.
Ejemplo: si te llamas Julia, tu número activo es el 8.
JULIA = 1 + 3 + 3 + 9 + 1 = 17 = 1 + 7 = 8

Número hereditario

Describe nuestro carácter, incluyendo los componentes hereditarios, y el comportamiento que tenemos con respecto a los demás. Se calcula sumando los valores numéricos de las letras del apellido.
Ejemplo: si te apellidad Martín, tu número hereditario es el 3.
MARTÍN = 4 + 1 + 9 + 2 + 9 + 5 = 30 = 3 + 0 = 3

Número de expresión

Describe nuestro temperamento y carácter. Se calcula sumando el número activo y el hereditario.
Ejemplo: si te llamas Julia Martín, tu número de expresión es el 2.
JULIA MARTÍN = 1 + 3 + 3 + 9 + 1 + 4 + 1 + 9 + 2 + 9 + 5 = 47 = 4 + 7 = 11 = 1 + 1 = 2
= número activo + número hereditario = número de expresión
8 + 3 = 11 = 2

Número íntimo

También llamado «número de la idealidad», simboliza nuestras capacidades subyacentes, ideales y sueños ocultos. Se calcula sumando los valores numéricos de las vocales del nombre y el apellido.
Ejemplo: si tu nombre es Julia Martín, tu número íntimo es el 5.
JULIA MARTÍN = (U = 3) + (I = 9) + (A = 1) + (A = 1) + (I = 9) = 23 = 2 + 3 = 5

Número de realización

Llamado también «número de estructura», describe nuestro talento en el ámbito material y profesional. Se calcula sumando los valores numéricos de las consonantes del nombre y el apellido.
Ejemplo: si tu nombre es Julia Martín, tu número de realización es el 6.
JULIA MARTÍN = (J = 1) + (L = 3) + (M = 4) + (R = 9) + (T = 2) + (N = 5) = 24 = 2 + 4 = 6

Número de las iniciales

Este número descubre el rasgo dominante de nuestra personalidad. Se calcula sumando los valores numéricos de las iniciales del nombre.
Ejemplo: si tu nombre es Julia Martín, tu número de las iniciales es el 5.
J + M = 1 + 4 = 5

Número psíquico

Este número nos aporta información suplementaria acerca de nuestra personalidad más arraigada. Se corresponde con el día del nacimiento, sin reducirlo.

Número de evolución

Representa aquello en lo que podemos convertirnos (o en lo que podríamos habernos convertido). Se calcula sumando el día y el mes del nacimiento reduciéndolo a un único dígito.

Planos de expresión

Los planos de expresión muestran cuál es nuestra naturaleza dominante: cerebral, psíquica, emotiva o intuitiva, y el orden en que aparecen el resto de naturalezas. Se distinguen cuatro categorías de letras:
7 letras cerebrales (el elemento aire, la razón, el intelecto): A H J N P G L
4 letras psíquicas (el elemento tierra, la práctica, lo manual): E W D M
8 letras emotivas (el elemento agua, la afectividad, lo creativo): O R I Z B S T X
7 letras intuitivas (el elemento fuego, la inspiración): K F Q U Y C V

Hay que calcular cuáles son las letras que predominan en nuestro nombre y apellido.
Ejemplo: en Julia Martín hay 5 letras cerebrales (J, L, A dos veces y N), 4 letras emotivas (R, T y I dos veces), 1 letra psíquica (M), y 1 letra intuitiva (U).

Del mismo modo, el predominio de ciertas letras positivas (A, C, E, J, K, L, N, O, Q, S, T, V, X, Z) indica una predisposición a la actividad, mientras que las letras negativas (B, D, F, I, M, P, R, U) denotan una cierta pasividad y una preferencia por dejar que los demás actúen en nuestro lugar.

Tabla de inclusión (o tabla kármica)

La tabla de inclusión determina nuestros puntos fuertes y debilidades y a veces guía para poder resolver los problemas. Hay que buscar el número ausente en nuestro nombre y el apellido, y apuntar las cifras presentes y el número de veces que aparecen, y las que no aparecen.
Ejemplo: JULIA MARTÍN = 1 + 3 + 3 + 9 + 1 + 4 + 1 + 9 + 2 + 9 + 5

El 1 aparece
3 veces El 2 aparece
1 vez El 3 aparece 2 veces
El 4 aparece 1 vez El 5 aparece 1 vez El 6 no aparece
El 7 no aparece El 8 no aparece El 9 aparece 3 veces

Camino de la vida

El camino de la vida es uno de los números más importantes y habituales en numerología. Describe básicamente los obstáculos que nos encontraremos a lo largo de la vida y el modo de superarlos.
Se calcula sumando el día, el mes y el año del nacimiento. Hay dos números complejos, el 11 y el 22, que pueden aparecer en el momento de hacer la reducción.
Ejemplo: si naciste el 7 de marzo de 1980, tu camino de vida es el 1.
7/03/1980 = 7 + 3 + 1980 = 1990 = 1 + 9 + 9 + 0 = 28 = 2 + 8 = 10 = 1 + 0 = 1

Cálculo del año personal

Nos permite conocer cómo irá en general el año en curso o el que viene. Se calcula sumando los valores numéricos del día y el mes del nacimiento más el año en cuestión.
Ejemplo: si naciste el siete de marzo de 1980, tu año personal 2009 es el 3.
7 + 3 + 2009 = 2019 = 2 + 0 + 1 + 9 = 12 = 1 + 2 = 3
Para saber si un año será bueno o malo, dejando de lado la interpretación, hay que fijarse en si la cifra del año personal está entre las cifras del nombre y el apellido. Para las mujeres, sólo cuenta el apellido de soltera.
Ejemplo: si te llamas Julia Martín, tu año personal 2009 es el 3.
Los valores de tu nombre son: 1, 3, 3, 9, 1, 4, 1, 9, 2, 9 y 5. Efectivamente tienes algún tres en el nombre, así que tendrás un buen año y no lo que llamamos un año kármico. En los años kármicos normalmente solemos encontrarnos con obstáculos que deberemos superar.

El significado de los números

1: el principio, el principio masculino (yang), la acción, la autoridad.
2: el principio femenino (ying), lo receptivo, las alianzas y la sensibilidad.
3: la creación, el niño en la pareja, la comunicación.
4: el trabajo, la estabilidad, el rigor.
5: la libertad, el cambio.
6: la belleza, la búsqueda del equilibro y la armonía.
7: lo mental, la reflexión, los estudios, lo espiritual.
8: el aspecto material, la construcción y la destrucción, las ganancias y las pérdidas. 9: el altruismo, el final y la vuelta a empezar.

También existen los números maestros, que tienen una vibración superior a la de los demás: el 11 representa la fuerza y el poder y denota una personalidad fuerte y un gran magnetismo; el 22 representa la sabiduría, una gran sociabilidad y a menudo supone el logro de grandes cosas.
Ahora ya dispones de las piezas clave para calcular tu perfil numerológico. Sin embargo, aún quedan elementos por descubrir, pues la numerología cuenta con muchas vías de interpretación.