Las tormentas masivas en Urano fueron captadas durante los días 5 y 6 de agosto gracias al observatorio Keck. Imke de Pater/Heidi Hammel/Larry Sromovosky/Pat Fry

La primera vez que vimos de cerca a Urano fue gracias a la misión Voyager en 1986, entonces nos mostró una imagen en la que se apreciaban unas pocas nubes en su atmosfera.

Sin embargo, durante los últimos días los astrónomos se sorprendieron por una multitud de tormentas brillantes que parecen extenderse por la atmosfera del planeta, incluyendo una cuyo tamaño roza lo increíble.

“Siempre estamos ansiosos por ver la primera imagen de la noche de cualquier planeta o satélite, ya que nunca se sabe lo que podría tener en el almacén para nosotros”, comento Imke de Pater, profesor de la Universidad de Berkeley y líder del equipo. “Esta característica extremadamente brillante que vimos el 06 de agosto 2014 me recuerda a una tormenta de brillo similar que vimos en el hemisferio sur de Urano durante los años previos al y durante el equinoccio”.

Desde el equinoccio de 2007, hemos ido poco a poco observando el polo norte de Urano, dejando oculto a nuestros observatorios el polo sur. A la característica brillante que se refiere de Pater era conocía como el “Berg” debido a que era visible justo debajo de la bruma polar, y se parecía a un iceberg desprendió de una plataforma de hielo. El Berg osciló entre las latitudes del sur de 32 a 36 grados desde el año 2000, y su existencia podría remontarse hasta a época de la visita del Voyager. En 2004 aumento su brillo hasta que en 2005 comenzó a emigrar hacia el ecuador y se convirtió en una de las mayores tormentas del Sistema Solar. En 2009, cuando se encontraba a unos pocos grados de la línea ecuatorial, simplemente se disipó.

Pero la actual tormenta es aún más brillante que el Berg, aunque su morfología es bastante similar, por lo que el equipo piensa que podría estar vinculada a un vórtice en la atmósfera más profunda.

Gracias a las imágenes infrarrojas el equipo determinó que la tormenta debe encontrarse ya en las capas más altas de la atmosfera, y aunque todavía tienen que calcular cual es la altitud exacta, basándose en su brillo en esas longitudes de onda piensan que podría llegar a las cercanías de la tropopausa.

espacioprofundo.es 07/08/14