Poco a poco, la sonda Dawn esta posicionándose junto al planeta enano Ceres, y esto nos permite conocer como es su superficie y prepararnos para descubrir un pequeño mundo fascinante y complejo.

Las nuevas imágenes fueron tomadas el pasado 12 de febrero cuando se encontraba a tan solo 83.000 kilómetros, y son las imágenes de mayor resolución jamás mostradas de Ceres hasta la fecha, cada pixel representa 7,8 kilómetros, aunque está claro que no serán las ultimas que veamos.

Estas imágenes del planeta enano Ceres fueron tomadas por la sonda Dawn el pasado 12 de febrero de 2015. NASA


Estas imágenes del planeta enano Ceres fueron tomadas por la sonda Dawn el pasado 12 de febrero de 2015. NASA

A diferencia de los encuentros a los que estamos acostumbrados en las misiones a Marte, en los que los motores químicos se encienden para frenar el viaje de la nave, Dawn tiene que realizar una aproximación más lenta, esta sonda lleva motores iónicos que permiten una aceleración constante durante largos periodos, pero no pueden ejercer la fuerza necesaria para detener de golpe ese viaje, así que no queda más remedio que “bailar” alrededor de Ceres para lograr reducir su velocidad, por lo que todavía quedan muchas semanas antes de que alcance su órbita final desde la cual realizara su trabajo.

Pero estas imágenes ya han mostrado algo en lo que muchos científicos planetarios han fijado sus miradas, unos puntos blancos y brillantes que podrían ser el resultado de la colisión con pequeños asteroides y que habrían dejado al descubierto parte del material del que está formado Ceres.

Mientras la Dawn viajaba a través del cinturón principal de asteroides, el telescopio espacial Hubble mostro como surgían penachos de agua de este pequeño planeta, algo que parecía sugerir la presencia de un océano interno en un mundo activo. Si fuese así, entonces estos puntos brillantes nos abrirían una ventana a su interior.

Pero a medida que recibimos nuevas imágenes vemos que Ceres está cubierto de cráteres, lo que sugiere que tiene una superficie rocosa antigua, y no una superficie helada que es reciclada de forma continua como la que vemos en Encelado o en Europa, es por ello que algunos piensan en la presencia de un criovulcanismo que nos señale que este mundo posee un núcleo activo capaz de transmitir su energía al material circundante.

Pero por ahora tan solo podemos seguir especulando, aunque a medida que se acerca la fecha del comienzo de los estudios podremos desvelar muchos de los misterios que Ceres esconde.

espacioprofundo.es 18/02/05

Nuevas imágenes nos muestran el desconcertante paisaje de Ceres