Era un ambiente similar a una sabana y había animales grandes, como elefantes, hipopótamos y rinocerontes


Investigadores belgas e italianos han constatado que el Sahara era antiguamente una región húmeda y rica en agua y vida y que comenzó a desertizarse hace 7.400 años. Esto ha sido gracias al descubrimiento de restos de peces, que fueron consumidos por nuestros antepasados antes de que la zona se convirtiera en desértica.

Restos de peces como el siluro y la tilapia han sido hallados en el entorno sahariano de la cueva Takarkori, al suroeste de Libia por los investigadores Wim Van Neer, del Museo de Historia Natural de Bélgica, y Savino di Lernia, de la Universidad Sapienza de Roma (Italia).

En un estudio, publicado en la revista científica 'PLOS ONE', los investigadores relatan que hasta hace unos 5.500 años, la cueva Takarkori, de 140 metros cuadrados, estaba cerca de un gran estanque, por lo que era ideal para la ocupación humana. Di Lernia y Van Neer encontraron y examinaron fósiles de entre 10.200 a 4.650 años dentro de la misma "Durante este período, el Sáhara central fue mucho más húmedo de lo que es hoy en día. Era un ambiente similar a una sabana y había animales grandes, como elefantes, hipopótamos y rinocerontes", señala Di Lernia a New Scientist.

Descenso del porcentaje de peces

A pesar de que esperaba encontrar fósiles de pescado, el investigador se sorprendió de la cantidad hallada. En fósiles de entre 10.200 y 8000 años, alrededor del 90 por ciento del material animal que encontraron pertenecía a peces, como el siluro y tilapia. Las marcas de corte en los huesos sugieren que eran desperdicios de comida humana. No obstante, con el paso del tiempo, la cantidad de peces se vio reducida drásticamente. En los fósiles de entre 5.900 y 4650 años, los huesos de pescado sólo formaban alrededor del 48 por ciento de los restos, siendo el resto pertenecientes a mamíferos como ovejas, cabras y ganado.

Este análisis de fósiles sugiere que el medio ambiente saharaui comenzó a secarse hace unos 7.400 años, algo que se justifica por una mayor presencia de fósiles de tilapia, una especie que puede soportar condiciones más duras.

elconfidencial.com / 21/02/202

Nuestros antepasados comieron peces en el Sahara antes de que se secara