En la aventura más reciente de Spiderman, unos científicos incursionan en el campo de la medicina regenerativa con su trabajo para regenerar una extremidad humana.

Koudy Williams, que se confiesa fan de Spiderman y que ejerce como investigador en medicina regenerativa, dice que la trama del cómic y la película más recientes no es tan inverosímil como la gente podría pensar.

"Estamos trabajando en proyectos a largo plazo para regenerar dedos y extremidades, pero tenemos modos más seguros de hacerlo que los investigadores de Spiderman", explica Williams, quien es profesor en el Instituto de Medicina Regenerativa, dependiente del Centro Médico Baptista de Wake Forest, en Winston-Salem, Carolina del Norte, Estados Unidos.

Varios de los temas científicos abordados en la aventura más reciente de Spiderman, desde el de trabajar en modos de aprovechar las capacidades regenerativas naturales del cuerpo, hasta el de usar materiales naturales como la seda de las telarañas, se abordan hoy en día en los laboratorios de medicina regenerativa, tal como enfatiza Williams. La medicina regenerativa es un campo relativamente nuevo de la ciencia que se centra en reemplazar o reparar tejidos y órganos que estén dañados o enfermos.

En la película, un científico trata de hacer que le vuelva a crecer el brazo que le falta combinando genes humanos y genes de salamandra, la cual tiene la capacidad natural de regenerar sus extremidades. Su experimento sale mal y el científico se convierte en un villano lagarto.

Cuando Williams estaba mirando la película, se sintió aludido en ella, al darse cuenta de que él y sus colaboradores investigan en el mismo campo que el malo de la película. "Nosotros estudiamos las capacidades regenerativas de las salamandras y otros animales y tratamos de aprovechar la capacidad innata del cuerpo de regenerarse a sí mismo", explica Williams. "Pero nunca combinaríamos genes humanos y genes de animales; tenemos métodos mucho más seguros", aclara para tranquilidad de quienes se hayan tomado demasiado al pie de la letra las similitudes entre la investigación de Williams y la del citado villano lagarto.

Tal como explica Williams, los investigadores de la vida real aplican tres métodos en sus investigaciones orientadas a lograr reparar o reemplazar órganos.

Uno de estos métodos es fabricar órganos o secciones de los mismos para reemplazar a los dañados. Esta labor se hace en el laboratorio usando como materia prima células del propio paciente y un andamio que obligue a las células a crecer en los sitios adecuados. Vejigas y secciones de tráqueas han sido construidas de esta manera e implantadas en personas.

Un segundo método es inyectar dentro de un órgano enfermo células que lo ayuden a sanar.

El tercer método, que es el más parecido a la labor científica mostrada en la aventura de Spiderman, consiste en usar agentes que estimulen la regeneración desde el interior.

Al igual que en el cómic y la película de Spiderman, los investigadores en el citado instituto y sus colegas en otras instituciones trabajan en proyectos para regenerar dedos y extremidades, a fin de devolvérselos a personas que han sufrido una amputación.

Sin embargo, tal como advierte Williams, se trata de proyectos a largo plazo. "Todavía faltan años para que seamos capaces de fabricar un brazo biológico, o incluso un dedo biológico", advierte Williams. "Pero estamos trabajando en los componentes, incluyendo músculo, hueso, tejido graso, piel y tendones, y parte de nuestra labor será usar al propio cuerpo para el proceso de regeneración".