Un gran acto de bondad fue el que hizo el bombero Cory Kalanick de California al rescatar a un pequeño gatito de una casa incendiada.
Aunque parecía muerto, el felino fue reanimado con oxígeno y fue refrescado con agua hasta que se recuperó.