Han pasado dos décadas desde el estreno de esta tormenta cinematográfica que creó una imparable bola de nieve de rechazo y malas vibraciones desde su caótico rodaje a su tibia recepción. Con el tiempo, muchos de los hechos de su producción fatídica siguen pesando en su legado, pero otras concepciones comúnmente aceptadas sobre el filme presentan hoy una lectura mucho menos desastrosa. Analizamos cuáles de esos mitos son ciertos y cuáles se deben a su mala fama


Es muy mala

Falso. No es una obra maestra, está claro, pero tiene una fama terrible que ni siquiera se corresponde con la mayoría de la crítica en su momento. Cada uno la puede percibir de una manera, pero la estructura de la película funciona, tiene ritmo y alucinantes escenas de acción en alta mar. Aunque las comparaciones son odiosas, es una película de piratas mejor que toda la saga de Piratas del Caribe, su mar infográfico y sus personajes pixelizados.

La mayoría de blockbusters de verano que han pasado por las pantallas estas dos décadas son secuencias hilvanadas por productores para incorporar los efectos creados con CGI. En Waterworld, todo lo que se ve en la pantalla es real, y eso es exactamente lo que la crítica ahora aplaude con las orejas cuando el marketing de un filme proclama a los cuatro vientos que "todo se ha hecho frente a la pantalla".

Joss Weddon participó en el guión

Verdadero. Aunque no esté acreditado, el creador de Buffy y responsable de Los vengadores de Marvel hizo reescrituras de guión durante siete semanas que describe como "infernales". El autor recuerda a Costner como un tipo agradable y de buen trato pero sus ideas eran extremadamente difíciles de concretar en papel y pantalla. El joven guionista hizo lo que pudo dadas las ilógicas sugerencias del actor y presiones del estudio.

Es el film más caro de la historia

Falso, un par de años después Titanic la destronó con sus 200 millones. Con las superproducciones de hoy habría que comparar datos de inflación. Pero desde luego, en su momento, lo fue. Universal gastó 175 millones en la producción, lo cual, hace 20 años, era MUCHO dinero para una sola película. Machacó el récord de 100 millones de dólares de Terminator 2.

Existe un director’s cut

Verdadero. No está comercializado a gran escala, sino que se emitió en televisión. Tampoco es un director’s cut puro sino una edición extendida que llega casi a las tres horas y es superior a la estrenada en cines. Tiene mayor desarrollo de los personajes y enriquece el universo apocalíptico. El final también es diferente. Hay un pequeña escena añadida en la que al llegar a la "tierra seca" descubren una placa que nos informa que han llegado al Everest.

El presupuesto se desmadró por culpa de los gastos de Kevin Costner

Falso. Que el señorito Costner se gastara 4.500 dólares por noche en un hotel de lujo seguro que no ayudó a que el presupuesto se mantuviera en lo proyectado inicialmente, pero en realidad esos gastos son calderilla si tenemos en cuenta las 36 versiones de guión por hasta 6 guionistas diferentes, sumemos que básicamente todo los complejos (y caros) decorados se destrozaron dos veces por causa de huracanes que obligaron a parar el rodaje para reconstruirlos. Además el actor, la absoluta estrella del mundo del cine de aquellos años, puso 22 millones de su bolsillo en la producción, lo cual significa que su sueldo era un porcentaje de la taquilla.

El rodaje fue un desastre

Verdadero. No sólo por las inclemencias del tiempo, claro. Las diferencias creativas entre el director y el protagonista (que había insistido mucho en la contratación del primero) desembocó en un mal clima de rodaje, agravado por las diferencias de trato entre las estrellas y el equipo, el tedioso día a día en los decorados flotantes y los constantes fallos de logística en un rodaje en el mar. Los ánimos del equipo en un calendario eterno hicieron que el set de rodaje fuera caótico, fuera de control y con duras condiciones de sol a sol seis días a la semana. El director abandonaría el rodaje, con lo que fue Costner quien se encargaría de acabar su trabajo.

El planeta tierra que plantea es posible

Falso. Si a causa del calentamiento global, los polos se derritieran, como mucho afectaría a las ciudades costeras, no sería posible que tapara al resto de continentes. Esto no quita para que sea una idea de partida genial para una película postapocalíptica, pero los efectos de un deshielo estarían más relacionado con el cambio de corrientes marinas, el flujo de temperatura que regula el planeta se iría a la mierda y entraríamos en una glaciación, en la que no, no podríamos ni tan siquiera jugar a los barquitos.

Es un plagio de Mad Max

Verdadero. Las primeras versiones del guión eran más una película infantil pero David Twohy lo reescribió con El guerrero de la autopista en la mente. Y vaya si la tuvo en mente. Para empezar, es el mismo mundo. Sólo se cambia el desierto por el océano y la gasolina por agua y arena. El personaje de Costner es Mad Max, sólo que en vez de comer latas para perros bebe su propia orina. Kevin Reynolds también reconoció haberse inspirado en el trabajo de George Miller: Los villanos, la estética, las motos, y otras similitudes argumentales como esa "tierra prometida". Hasta el director de fotografía es el mismo en ambas películas.

Fue un fracaso económico

Falso. O al menos devolvió lo que costó. Hizo en todo el mundo unos 260 millones de dólares, que más o menos cubría gastos de producción y márketing. Además, tuvo unos resultados en el mercado de video espectaculares. Sumemos derechos de explotación en televisiones y merchandising del momento: banda sonora, videojuegos, pinballs… Incluso llegó a generar un parque temático que ha estado en activo hasta hace muy poco. Si a eso sumamos que la compañía vendió su deuda en el proceso de producción del filme, el coste total por el "desastre" para Universal fue de unos 12 millones. Lo curioso es que la mala fama de la película también funcionó de forma positiva ¿o es que hay alguien que todavía no la ha visto?

Terminó con la carrera de Kevin Costner

Nop. Falso. Muy falso. Después del fracaso de Waterworld, el nombre de Kevin Costner todavía tenía tirón para los grandes estudios durante la segunda mitad de los 90. Tanto, que en Warner Bros le confiaron 80 millones de dólares (la mitad que Waterworld, pero aún un gran presupuesto en aquellos años) para que dirigiera y protagonizara El mensajero del futuro. Otra épica post apocalíptica de tres horas y escenas de acción escasas que durmió a los críticos y consiguió la raquítica suma de 17 millones de dólares. Esta. Esta si que lo enterró bien enterrado.

20minutos.es / gonzoo.com / Jorge Loser 13/08/15

Mitos reales y falsas leyendas sobre Waterworld, una película de culto