Los anillos de Marte serán visibles dentro de relativamente poco (en escala cósmica), aunque para eso tendrá que perder algo: un satélite.

Es la conclusión a la que ha llegado un estudio publicado hoy en Nature Geoscience, que explica cómo el satélite Fobos se está acercando poco a poco al planeta que orbita.

Fobos ya orbita muy cerca de Marte, y está a menos de 6.000 kilómetros de distancia. Cada cien años, Fobos se acerca una media de 30 metros, que no parece mucho pero que conforme pasan millones de años se convierte en una distancia considerable.

Queda “poco” para ver los anillos de Marte

El resultado final es que dentro de unos 20 a 40 millones de años el cuerpo de Fobos no podrá resistir más la atracción gravitatoria de Marte y acabará siendo destruido, “deshaciéndose” en trozos de roca y polvo. Se calcula que eso ocurrirá cuando esté entre 480 kilómetros y 4.800 kilómetros de distancia.

Esos serán los componentes de los nuevos anillos de Marte, similares a los de Saturno pero mucho menos densos; como la cantidad de material será muy pequeña comparativamente hablando, su densidad será menor y por eso es posible que sea más difícil de ver. Además, “sólo” durará unos 100 millones de años.

omicrono.com/ 23 noviembre, 2015 — Adrian Raya

Los anillos de Marte se harán realidad