Aunque a ellos no les importa lo que digan, sus progenitoras están en desacuerdo



Visita nuestra sección de One Direction, con las mejores notas y escándalos
de estos chicos.

Los cinco artistas de One Direction han demostrado una pasión especial por la tinta,
con la que han grabado su piel en numerosas ocasiones desde que saltaran al estrellato internacional.

Aunque sus fans celebran con entusiasmo cada uno de sus nuevos tatuajes, a las madres de los ídolos adolescentes
no les hace tanta gracia la afición de sus hijos y tratan de boicotear sus intentos de someterse a la aguja.

"Mi madre casi se vuelve loca cuando vio mis nuevos tatuajes", confesó Liam Payne en el programa Daybreak
de la televisión británica.
"Simon (Cowell, su productor) nunca nos ha regañado por los tatuajes,
pero nuestras madres han reaccionado bastante mal.
Nos han dicho que nos estamos pasando, que no nos va a quedar espacio en la piel para más grabados",
añadió su compañero Zayn Malik.

Aunque One Direction sabe que nunca serán capaces de convencer a sus madres de los beneficios estéticos de los tatuajes,
al mismo tiempo valoran el apoyo incondicional que ellas siempre muestran sobre su carrera musical.
No obstante, también reconocen que frecuentemente acaban algo "avergonzados"
cuando las ven bailando como adolescentes durante sus conciertos.

"Es genial, muy divertido, ver a tus familiares pasarlo bien durante nuestras actuaciones, aunque no puedas
evitar sentirte avergonzado cuando ves a tu madre dejarse llevar por la música,
bailando encima de la silla", explicó Zayn.