Los yogures son un producto lácteo y por tanto, contienen grasa animal, mayoritariamente saturada o popularmente conocida como “grasa mala” y colesterol. Por tanto, su consumo no favorece la disminución del colesterol sanguíneo.

No obstante, para aquellos que quieren controlar su colesterol, hay yogures desnatados, los cuales prácticamente no contienen grasa ni colesterol y que por tanto, ni aumentan ni disminuyen el colesterol.

Ninguno de estos dos tipos de yogures tiene una acción activa reductora del colesterol. Para conseguir reducir activamente el colesterol, se deben escoger variedades de yogur, bebida láctea o margarinas con esteroles o estanoles vegetales añadidos.


Abc.es 11/04/2014