Entre los miles de mundos que se han descubierto ya más allá de nuestro Sistema Solar encontramos uno especialmente llamativo, Kepler 22-b.

En su día fue un posible candidato a albergar vida tal y como nosotros la conocemos, aunque sus posibilidades siguen envueltas en el misterio.


Kepler-22b, la supertierra de la zona habitable

Kepler-22b ha recibido el nombre de supertierra debido a su masa. Es decir, es más del doble superior a la de la Tierra y tiene un radio 2,4 veces mayor que el de nuestro planeta, por lo que su tamaño sería enorme si lo comparamos con este mundo.

Sin embargo, Kepler-22b es una supertierra que se encuentra en lo que se conoce como la zona habitable. Esto significa que tiene la distancia necesaria a su sol para que la temperatura sea similar a nuestro planeta y pueda albergar agua en estado líquido.

En este caso, Kepler-22-b orbita su estrella tardando 289 días en completar una vuelta. Además, la distancia es algo menor que la que hay entre nuestro planeta y el Sol, sin embargo, el astro que le dota de luz es un 25 % menos brillante, así que las posibilidad de una temperatura agradable son enormes.

Características de Kepler-22b

Por desgracia, se desconocen muchas de las características de Kepler-22b. Si un ser humano pudiese caminar por su superficie, es muy probable que tuviera que hacer un esfuerzo titánico para dar un simple paso, ya que su gravedad sería más del doble que la que encontramos en la Tierra. Imagina que tu peso pasa de 70 kilos a más de 150 y trata de avanzar.

No se sabe con certeza si Kepler-22b tiene una atmósfera que permita crear un efecto invernadero que deje que el agua fluya en estado líquido. En el improbable caso de que no tuviera la citada atmósfera, gozaría de una temperatura de unos -11º C. Sin embargo, lo lógico es que sí la tenga, por lo que la temperatura media se estima entre los 20º C y 30º C, muy agradable sin duda.

Sin embargo, aún son muchos los misterios que envuelven a Kepler-22b. Además, la enorme distancia que tiene de la Tierra, casi 600 años luz, hace muy improbable que algún día lleguemos a conocer in situ su verdadera composición.

... No obstante, sí es posible que un día lo veamos rebautizado como Namek, puesto que una petición en Change.org para el cambio de nombre basado en el célebre mundo inventado en Dragon Ball Z tiene ya más de 132 000 firmas. ¿Te animas a dejar tu autógrafo?

batanga.com / Pedro González Núñez / 28/03/16

Los secretos de Kepler-22b, el posible Namekusei: ¿Podría ser una supertierra con agua?