Pronto el T-1000 se hará realidad gracias a un nuevo descubrimiento relacionado con el metal líquido.


En Terminator 2 nos encontramos a uno de los villanos más temibles de la historia del cine, el T-1000, por estar compuesto de un metal líquido que le permitía cambiar de forma y encajar todo tipo de ataques físicos sin despeinarse.

Pues bien, unos científicos de la Universidad de Beijing han dado un paso más en la creación de un robot similar con un estudio en el que han conseguido que una gota de metal líquido se moviese por sí sola.

La gota es una aleación de galio (que se vuelve líquido a unos 30ºC), indio y estaño. Cuando la soltaron en una solución de hidróxido de sodio o agua con una alta concentración de sal, pudieron conseguir que la gota se moviese sola durante una hora usando un copo de aluminio como “batería”.

Cómo consiguieron los científicos mover metal líquido

Es algo tan sorprendente que incluso los científicos chinos se atreven a decir que este descubrimiento también tiene importancia para poder definir lo que es la “vida”. Y es que este robot líquido en miniatura es capaz de “tomar decisiones” dependiendo del espacio por el que viaja, como deformarse para pasar por un lugar estrecho.

Los científicos siguieron investigando y descubrieron que el movimiento se debía a la diferencia de carga eléctrica a lo largo de la gota; además, el aluminio reacciona con el hidróxido de sodio, creando burbujas de hidrógeno que aumentan la velocidad del movimiento. En el pasado ya se realizaron estudios con el galio para crear componentes electrónicos líquidos, pero este estudio ahora ha conseguido que se mueva.

Un metal líquido que se moviese sólo tendría muchas utilidades, algunas de ellas muy simples como usarlo como líquido refrigerante que no necesitase una bomba para moverse, pero seguro que todo el mundo está pensando en crear un robot asesino.


omicrono.com / 11 marzo, 2015 — Adrian Raya

Los robots de metal líquido están más cerca