Esta imagen tomada por la sonda Dawn el 19 de febrero, desde una distancia de casi 46.000 kilómetros, muestra el punto más brillante en Ceres. NASA / JPL-CALTECH / UCLA / MPS / DLR / IDA

Sabemos desde hace ya tiempo que en Ceres hay regiones con un albedo (reflectividad) mayor que la media de este planeta enano, pero la baja resolución de las imágenes mostradas por el telescopio espacial Hubble impedía que se pudiese descubrir su origen. Pero ahora, con cada aproximación de la sonda Dawn, estos puntos brillantes comienzan a desvelar sus secretos, y de momento parecen indicar la presencia de hielo en la superficie de Ceres, lo que parece proporcionarnos una prueba de la existencia de crio-vulcanismo.

Los criovolcanes pueden formarse en los cuerpos congelados de nuestro Sistema Solar, los hemos visto en las orbitas de Júpiter y Saturno e incluso en el cinturón de Kuiper, pero a diferencia de los volcanes que vemos en la Tierra, de ellos no surge roca fundida sino agua, metano o incluso amoniaco. Estos materiales salen a la superficie tras experimentar un aumento de la temperatura, ya sea por procesos radioactivos o por un calentamiento por mareas. Una vez surgen estos criovolcanes, el material se asienta en la superficie, por encima de la capa de polvo del planeta, y es esto lo que podríamos estar viendo en Ceres, aunque hasta que la Dawn no esté lo suficientemente cerca de este mundo no se podrá confirmar esta idea.

“El punto más brillante sigue siendo demasiado pequeño para observarlo con detalle con nuestra cámara, pero a pesar de su tamaño es más brillante que cualquier otra cosa en Ceres”, comento Andreas Nathues, del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar en Göttingen, Alemania, e investigador principal para el equipo de cámara de encuadre de la Dawn. “Esto es realmente inesperado y sigue siendo un misterio para nosotros.”

“El punto brillante Ceres puede ser visto ahora junto a un compañero de menor brillo, pero al parecer en la misma cuenca. Esto se puede señalar a un origen como un volcán en la región, pero tendremos que esperar para una mejor resolución antes de que podamos hacer tales interpretaciones geológicas “, comento Chris Russell, investigador principal de la misión Dawn.

Tras visitar Vesta en 2011-2012 , la Dawn ha comendado a situarse en la órbita de Ceres, donde permanecerá unos 16 meses hasta que se agote su combustible, quedando atrapada en la órbita de este pequeño mundo, pero antes transformara nuestra visión del primer planeta enano.

espacioprofundo.es 26/02/15

Los puntos brillantes de Ceres podrían tener su origen en criovolcanes