Algunos cazadores cuando sus perros de raza galgo “ya no sirven” para cazar deciden
deshacerse de ellos ahorcándolos en los árboles o directamente disparándoles
y dejando sus cuerpos abandonados.
Seguro que ellos nunca lo harían.