Ojocientífico.com 14/07/13

Seguramente un par de veces al año te sientes fatal y debas pasar algunos días en cama con un gran paquete de pañuelos al lado y un termómetro para medir la temperatura de tu cuerpo. Las personas solemos sufrir de gripe, pero los gatos, ¿pueden tener gripe?

Los gatos se enferman de gripe, pero no del mismo tipo que nos afecta a las personas. Nuestros amigos felinos tienen sus propias enfermedades, que no dejan de ser graves en algunos casos.

La gripe en los gatos

Existen diferentes tipos de gripes que afectan a estos pequeños felinos, siendo la más común la llamada gripe felina viral Rhinotraqueitis (mejor conocida como gripe felina), una infección que afecta al tracto respiratorio superior de estos animales.

Causada por el virus herpes 1 felino, es principalmente complicada en los gatos de corta edad, ya que puede devenirles en una pulmonía. Este virus es altamente contagioso y responsable de la mitad de las muertes de gatos por infecciones respiratorias.

Además de los síntomas respiratorios, los gatos que padecen de la gripe felina viral Rhinotraqueitis, presentan fiebre, mucosidades casi liquidas, resfrío y conjuntivitis.

Al ser causada por un virus, la gripe felina no puede ser tratada con antibióticos, aunque estos a veces se utilizan para prevenir una infección bacteriana secundaria. Lo que hace el veterinario es tratar los síntomas.

Si bien es muy contagiosa, no puede traspasarse a los humanos, sólo a otros gatos mediante contacto directo con saliva, deposiciones o mucosidades, por lo que hay que estar alerta si hay más de un gato en casa.

Infección por calcivirus felino

El otro virus causante de parte importante de las gripes en los gatos es el calcivirus felino. Los principales síntomas, también son a nivel respiratorio y su gravedad depende de la variante del virus que haya causado la enfermedad.

El calcivirus felino es más complejo que el herpes 1 felino, pero no todos los gatos contagiados presentan síntomas. Más de la mitad sólo son portadores, pero tienen la posibilidad de contagiar a otros animales.

El calcivirus felino se manifiesta con resfrío, problemas respiratorios que pueden derivar en pulmonía, heridas en la boca y deshidratación. Al ser una infección viral, no se puede tratar con antibióticos y, al igual que con el virus herpes 1 felino, se utilizan de forma preventiva.

Los felinos que la padecen y han sobrevivido a ella, generan cierta inmunidad. Por eso, algunos gatitos recién nacidos se ven protegidos por los anticuerpos adquiridos a través de la leche materna.

Ya sabes, la próxima vez que veas a tu gato desganado, observa sus síntomas y, de ser necesario llévalo al veterinario ya que tu querida mascota también lo pasa bastante mal.