Nadie ha visto nunca saltar a un elefante, algo muy extraño en el Reino Animal, ¿por qué?


Misterio de la Zoología

Aunque parezca raro, la ciencia no sabe exactamente por qué los elefantes no saltan. Todo lo que hay son suposiciones para esta teórica falta de aptitud. Entendiendo saltar como el acto de mantener todo el cuerpo en el aire aunque solo sea por fracciones de segundos.

Los elefantes cuentan con un magnífico sentido del olfato, prácticamente no padecen de cáncer y tienen una compleja vida social; por ejemplo, reconocen los restos de su especie y les rinden homenaje póstumo, son altruistas y practican la adopción.

Es verdad que son los animales terrestres más pesados, llevando la aguja de la báscula hasta más de 10 000 kilos, lo que no constituye una ventaja para ponerse a dar brincos, pero otros mastodontes se las ingenian para hacerlo.

Por ejemplo, los rinocerontes pueden situar la balanza en unos respetables 3500 kilos y sin embargo consiguen mantener sus cuatro patas en el aire simultáneamente. ¿Por qué no puede hacerlo nuestro amigo Dumbo?

¿Grandotes y debiluchos?

No es que sean perezosos. Los elefantes pueden andar grandes distancias, incluso por terrenos escarpados. Aníbal de Cartago dejó atónitos a los romanos en el siglo III a. E. C. con su «división» de elefantes que atravesó los Pirineos y los Alpes. Antes, el rey persa Darío los había utilizado contra Alejandro Magno, los primeros «carros blindados» en la historia de la guerra.

Tampoco es que no puedan tomar el impulso para saltar. Los elefantes pueden correr distancias cortas a 24 kilómetros por hora.

En opinión de John Hutchinson, profesor de biomecánica evolutiva en el Colegio Veterinario Real de Londres, pese a su corpulencia, los elefantes tienen piernas relativamente débiles.

Otra carencia de Trompita es la falta de flexibilidad de sus tobillos. Algunas características de los mamíferos más saltarines son la elasticidad de sus tobillos, la fortaleza de sus tendones de Aquiles y la potencia de la musculatura de la pantorrilla.

¿Confianza en la vida?

Los elefantes casi no tienen depredadores por varias razones. Disfrutan una salud de hierro, por lo que es raro que los sorprendan débiles y en cama; intimidan con el tamaño y siempre andan en manada. Apartando a los cazadores furtivos, prácticamente no tienen necesidad de escapar de enemigos.

La mayoría de los animales salta como un medio de escape. Los elefantes no lo requieren, otra razón por la que nadie los ha visto saltar, lo que no quiere decir que no puedan hacerlo.

Pero es mejor que no lo intenten. No queremos ver a Dumbo o a Trompita lesionados.

batanga.com/ Alcides González 24 mayo 2016

¿Los elefantes pueden saltar?