El enigma que rodea la extinción de los dinosaurios parece estar finalmente resuelto. Al contrario de lo que muchos piensan, no murieron por un asteroide que colisionó con la Tierra.


Un estudio científico acerca de la muerte de estos gigantes, reveló que la causa de su desaparición fue el frío y la oscuridad que se cernía sobre el planeta después de este evento catastrófico.

El estudio fue realizado por el Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK) en Alemania y se publicó en la revista Geophysical Research Letter. Los investigadores encontraron que una gran variedad de cambios medio ambientales ocurrieron después del impacto del meteorito de 10 kilómetros de diámetro, hace 66 millones de años.

¿Qué fue lo que mató a los dinosaurios?

Julia Brugger, miembro del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático y autora principal del estudio explicó:

«El frío intenso que siguió al impacto del asteroide que formó el cráter Chicxulub en México es un punto de inflexión en la historia de la Tierra. Esto es lo que terminó con los dinosaurios».

La Tierra estuvo 26 °C más fría de lo común e incluso llegó a temperaturas bajo cero durante al menos tres años. Los casquetes polares aumentaron, la temperatura bajó de 27 °C a 5 °C, los océanos se volvieron más fríos, dificultando la vida marina y provocando la muerte de algunas plantas. Tomó alrededor de 30 años para que esta situación se estabilizara.

Estos datos se obtuvieron mediante la verificación cruzada de datos de la atmósfera, los océanos y los glaciares, que revelaron la evaporación de sustancias como el azufre, que se convirtió en ácido sulfúrico, los cuales evitaron que la luz solar y el calor ingresen al planeta durante años.

Por primera vez, se usó un tipo específico de simulación por computadora, aplicada con un modelo climático de clima oceánico y de hielo marino. Se ha encontrado que las aguas superficiales se enfriaron, volviéndose así más densas y, por lo tanto, más pesadas.

A medida que estos cuerpos de agua más fríos se fueron a profundidades más bajas, el agua más cálida de las capas oceánicas más profundas subió a la superficie, dando lugar a nutrientes que probablemente condujeron al crecimiento excesivo de algas.

Como los dinosaurios vivían en un clima templado con abundante vegetación, todos estos cambios dificultaron su supervivencia. Pero fue solo con su desaparición que los mamíferos y luego los humanos pudieron emerger.

«Es fascinante ver cómo la evolución se debe en parte a una catástrofe como el impacto de un asteroide: las extinciones masivas muestran que la vida en la Tierra es vulnerable», concluyó Georg Feulner, uno de los investigadores del grupo.

Este estudio «ilustra cómo el clima es importante para todas las formas de vida en nuestro planeta», explica. E «Irónicamente, la amenaza más inmediata hoy en día no es el enfriamiento natural, sino el calentamiento global provocado por el hombre», agrega Feulner.

vix.com / Sebastián Pérez, agosto 2019

Los dinosaurios no se extinguieron por la caída de un meteorito: conoce la verdadera razón