Nuestra especie ha logrado desentrañar algunas leyes naturales que le permiten seguir explorando el espacio exterior. Por eso los expertos se sorprenden en gran medida cuando encuentran un descubrimiento que parece no seguir las leyes de la física.

El 20 de abril de 2019 fue publicada una investigación encabezada por la Universidad de Warwick, que fue posible gracias al Observatorio Europeo Del Sur, ubicado en Chile.

Cuando los astrónomos buscan un nuevo planeta, lo que hacen es identificar un punto negro frente a una estrella, ya que esa sombra suele ser provocada por un cuerpo que bloquea la luz. Así fue como encontraron al planeta que no debería existir.

Le apodan "el Planeta Prohibido", su nombre científico es NGTS-4b y se ubica en una zona conocida como el Desierto Neptuniano. Esta región se llama así porque es imposible que un exoplaneta del tamaño de Neptuno se encuentre ahí, debido a las condiciones del lugar. Lo que a NGTS-4b no le importó, porque es justo ahí donde habita, para asombro de todos.


El Desierto Neptuniano es un sitio en donde no se supone que debería haber planetas por la cercanía que tendrían con una estrella. NGTS-4b es más pequeño que Neptuno, pero tiene una masa 20 veces mayor a la de la Tierra. La comparación más sorprendente está en su distancia con la estrella en cuestión. Mientras que a la Tierra le toma 365 días dar una vuelta alrededor del Sol, "el Planeta Prohibido" sólo necesita 1.3 días.

Esta proximidad con una estrella hace que el ambiente del lugar sea sumamente hostil. Es decir, se reportó que su temperatura es de 1,000 grados centígrados. Con esa cantidad de calor, las leyes que conocemos señalan que un planeta no debería tener atmósfera, ya que debería de haberse evaporado. Pero NGTS-4b aún conserva la suya.

Hallazgos como éste cambian la forma en la que los científicos exploran el universo y ahora esperan que con esta nueva información logren encontrar otros planetas en lugares que antes consideraban inhabitables.

vix.com / Lilian Pérez, 30 mayo 2019

Los astrónomos descubrieron 'el Planeta Prohibido' y no debería existir, según la ciencia