Muchos sostienen que los animales no tienen sentimientos, sino solamente su instinto. Pero ¿será cierto o será que los animales también sienten, de un modo similar a nosotros?

Frente a este dilema, estas actitudes curiosas de los animales podrían oficiar como respuesta. En muchos casos, el comportamiento de los animales suele ser más humano que el comportamiento humano mismo.


..... Los elefantes lloran

Cada vez parecen haber más pruebas que confirman que las lágrimas de los elefantes también provienen de la emoción y no son solo una reacción física. Entre los diversos casos, encontramos a Raju, un elefante que lloró al ser liberado de las cadenas que lo mantuvieron en cautiverio durante años, o Zhuang-zhuang, un elefante que lloró al ser rechazado por su madre elefante, en una reserva natural en China.

..... Las ovejas recuerdan rostros

En un estudio hecho por científicos británicos, se les hizo a varias ovejas memorizar el rostro de otras 50 ovejas para ver por cuánto tiempo las recordaban. Con el estudio, los científicos hallaron que las ovejas tardaron más de 2 años en olvidar los demás rostros.

«Las ovejas, como los humanos, tienen áreas especializadas en el cerebro para el reconocimiento facial», señaló Keith Kendrick, el autor del informe, sobre los resultados del estudio.

..... Las ballenas hacen duelo

En Blue Planet II, un famoso documental de la BBC, se puede ver cómo una ballena cargó en su espalda a su cría fallecida mientras nadaba a través del mar. Para muchos especialistas, esta fue una forma de duelo, sobre todo teniendo en cuenta el comportamiento de las demás ballenas de la familia.

«Las ballenas piloto tienen un gran cerebro. Ciertamente pueden experimentar emociones. A juzgar por el comportamiento de los adultos, la pérdida del bebé ha afectado a toda la familia», señala el narrador del documental, David Attenborough, sobre dicha escena.

..... Los caballos sienten ansiedad

En un estudio llevado a cabo en Francia, se demostró cómo el encierro afecta a los caballos. En detalle, los caballos encerrados mostraban más miedo frente a estímulos nuevos y más inestabilidad a la hora de salir de paseo.

En determinados deportes, como la equitación, saber cómo se siente el animal y pretender que se sienta bien resulta primordial para tener una buena actuación. Si el animal se siente ansioso o tiene miedo, su actuación se verá afectada.

..... Las cabras se fastidian sin comida

En un estudio llevado a cabo por la Universidad Queen Mary de Londres, se descubrió que las cabras se fastidiaban cuando estaban esperando una recompensa de comida y no la obtenían e incluso cuando eran separadas del grupo de cabras.

Las cabras, a menudo señaladas como «las locas» del reino animal, demostraron tener una reacción bastante usual frente a dichos estímulos. Para los especialistas, estos estudios promueven «una mejor comprensión de la evolución de las emociones» mediante la comparación entre especies.

..... Los peces tienen personalidad

En un estudio sobre los peces, liderado por Maria Filipa Castanheira, de la Universidad de Algarve en Portugal, se descubrió que algunos de ellos tomaban decisiones diferentes a los demás de una forma persistente. Es decir, los peces que se comportaban de una forma frente a determinada prueba, se comportaban de forma similar más tarde, como si tuvieran personalidad.

«La personalidad animal se ha preservado a través de la evolución y se ha demostrado que está presente en todos los vertebrados, incluidos los peces», señalan en el estudio. «Estos resultados resaltan la posibilidad de predecir el comportamiento en grupos a partir de rasgos individuales de la personalidad».

..... Los chimpancés son solidarios

En un curioso estudio, los científicos de la Universidad de Texas les enseñaron a varios chimpancés a usar monedas para conseguir comida. Más tarde, cuando los chimpancés iban, en grupos de a dos, a intercambiar las monedas por comida, los investigadores les dieron comida diferente, siendo una de ellas mucho más apetecible que la otra.

Pero, para sorpresa de los investigadores, no solo los chimpancés perjudicados por la injusticia rechazaron la comida, sino también los chimpancés beneficiados. Como los investigadores señalaron en el estudio, «los chimpancés eran más propensos a rechazar una uva de alto valor cuando el otro chimpancé obtenía una zanahoria de menor valor».

¿Cuántas cosas podríamos aprender los humanos de esos chimpancés? En cierto modo, aceptar la desigualdad es promoverla o ser parte de ella. Ellos, al rechazarla incluso siendo beneficiados, están haciendo la diferencia desde la inocencia animal.

Mientras tanto, los humanos confirmamos, no solo con estudios sino con nuestra experiencia y gracias a nuestras mascotas, que los animales también tienen sentimientos. ¿Será hora comenzar a cuidarlos y brindarles el cariño que se merecen?

vix.com / Rodrigo Zeballos


Los animales tienen sentimientos: 7 evidencias conmovedoras que lo demuestran