Está claro que el cocido no es uno de ellos cuando se trata de reírse de los 40ºC a la sombra de un edificio. Hemos dado con los alimentos que sí se deben consumir cuando ni el aire acondicionado es capaz de refrescar el día.

Aunque el calor se haya hecho de rogar, las altas temperaturas han aterrizado en nuestro país para pasar sus mejores vacaciones estivales. El objetivo es disfrutar del sol, la playa y las actividades propias de esta época del año, pero difícilmente se podrá si aparece el cansancio, tanto físico como mental, tan característico del calor.

¿Solución? Una dieta rica en estos alimentos portadores de energía para ganarle el pulso a los hornos que parecen habitar las calles.

Las comidas con pescado azul son el arma más importante para esta batalla. Es uno de los principales alimentos energéticos gracias a su alta dosis proteica, perfecta para no decaer. Además, todo ellos, salmón, sardina o atún, permiten amplias formas de elaboración para no caer en la rutina. El hueso duro de roer de las barbacoas.

Las espinacas son otra fuente de energía (o si no, que se lo digan Popeye). Otro alimento que admite diferentes formas de presentación y que no sólo aporta energía, también es antioxidante y ricas en hierro y calcio. El complemento verde del verano.

El chocolate. No sabemos si será el sustituto del sexo, mejor no experimentarlo, pero de lo que sí estamos seguros es de su enorme contenido energético. Recarga las pilas en un abrir y cerrar de boca; las chocolatinas pueden ayudar mucho.

Los frutos secos siguen muy de cerca al chocolate. No es casualidad que las chocolatinas lo incluyan. Además de la energía que aportan, son ricos en otras propiedades beneficiosas para la salud. Como el famoso caso de las nueces y el corazón.

Un tira y afloja con el huevo. No se debe abusar de él, pero tiene un elevado contenido de proteínas que repercuten positivamente en la energía.

El tomate es la mejor opción para revitalizar el cuerpo y darle esa dosis de carisma que, a veces, pueda faltar. Proteico, antioxidante y el rey de los minerales.

Ojalá nos dieran las uvas porque así podríamos tener energía y una dosis extra de lucidez, ya que su consumo permite reaccionar más ágilmente a los estímulos. Otra apuesta segura.

El arroz en todas sus fantásticas versiones es fuente de hidratos de carbono y fibra. No puede faltar en una dieta equilibrada y más si se realiza algún tipo de deporte.

Un rico plato (hasta arriba) de frutos rojos tampoco vendría mal para las meriendas.


esquire.es 19/07/14