En el espacio exterior hay muchos planetas aparte de los mas conocidos de nuestro sistema solar. Estos planetas son totalmente diferentes a lo que estamos acostumbrados a ver en el televisor, en las grandes pantallas de cine y en nuestra imaginación. Ahora, vamos a visitar los cinco planetas más raros que te puedas imaginar.

Kepler-36, los planetas contrarios

El primero de ellos es -son- Kepler-36, descubierto el 21 de junio de 2012, gracias al telescopio espacial Kepler. Es más curioso de lo que parece. Kepler-36 consiste en dos planetas que orbitan a muy poca distancia entre ellos y muy cerca de su estrella. Aún más curioso es la diferencia entre cada uno de ellos. Uno es totalmente rocoso y otro es una bola gigante de hielo similar al planeta que todos conocemos, Neptuno.

El más pequeño, el conocido como Kepler-36b, es un planeta con 1,5 veces la masa de nuestro planeta y situado en una órbita en la que 14 días es un año. Su hermano, Kepler-36c, tiene una masa de 8 veces la tierra. Los dos planetas están muy cerca entre ellos (19,2 millones de kilómetros) sobre todo cada 97 días terrestres, que llegan a una distancia de 2,4 millones de kilómetros, apenas cinco veces la separación entre la Tierra y la Luna.

El planeta más oscuro

El siguiente podría ser perfectamente el planeta de donde proviene el creador de la saga de SAW. Orbita en la constelación del Dragón y es el planeta más oscuro que hemos descubierto los humanos. Este planeta absorbe el 99 por ciento de la luz solar que le llega y está plagado de magma.

Sobrevivir en Tres-2b sería misión imposible por sus altas temperaturas. Tiene un color oscuro. Los investigadores creen que podría ser por el calor que hace en él, la falta de lluvias y nubes.

El Ojo de Sauron

El siguiente está en una zona con un apodo que a muchos les recordará al Señor de los Anillos. Lo llaman el Ojo de Sauron y tiene como nombre técnico Fomalhaut. Es un ojo gigante perdido en el espacio. Es una estrella blanca y se encuentra a 25 años luz de la Tierra. Fomalhaut forma parte de la Asociación estelar de Cástor, un grupo de estrellas que comparten un movimiento común en el espacio.

... Este planeta que está perdido se llama KIC 12557548 b, lo llaman el planeta muerto, asesinado por su propia estrella. En otras palabras, se evapora delante de nuestros ojos. ¿Cómo? Deja un rastro de polvo, similares a las huellas de un asesino después de matar y dejar sangrando a su víctima. El planeta orbita su estrella cada 16 horas, tiene altas temperaturas. De estas altas temperaturas se ha podido observar erupciones volcánicas en toda su extensión, erupciones que pueden ser gigantes, hasta el punto de mandar cenizas al espacio.

La licuadora gigante

Con un aspecto similar a nuestra Tierra, el HD 189773b engaña a primera vista. Una esfera azul, sin llamas, fuego y negro como el carbón. En conclusión, es un planeta totalmente diferente a la Tierra y se puede denominar como una explosión cósmica.

En este planeta, el HD 189773b su característica más destacada es que llueve, pero no llueve como un día normal en Madrid, llueven fragmentos de vidrio.
Los astrónomos lo definen como una licuadora gigante. Está situado a unos 63 años luz del sistema solar y fue descubierto en octubre de 2005.

Ahora bien, estos pueden ser los planetas más raros que te puedas imaginar. Cada uno con sus detalles que los hacen imposibles de explorar casi casi en su superfície. Solo nos queda poder mandar, en algún remoto futuro, robots como este que viaja dentro de los volcanes. O simplemente contemplarlos y avivar nuestra imaginación.

La realidad siempre supera a la ficción, el universo es el mejor ejemplo.

omicrono.com / 26 enero, 2015 — carlesrgm

Los 5 planetas más raros que te puedas imaginar