La ex abogada de la actriz se queja del comportamiento de Lindsay,
quien dice, está incontrolable




Julia Azrael, quien ocupara el puesto de abogada de la artista después de que esta despidiera a Shawn Holley
tras representarla legalmente durante un largo período de tiempo, ha declarado que no quiere ser culpada
por el comportamiento excéntrico de Lindsay Lohan y ha añadido que es imposible estar con ella.

"He hecho muchos esfuerzos para convencerla de que tiene que acudir a declarar ante el juez,
pero ya no sé cómo llegar a ella directamente", señaló Azrael.

Lohan tiene pendiente comparecer ante el tribunal después de que el fotógrafo Grigor Balyan
presentara documentos en los que aparece Lindsay de fiesta en el momento en el que debería
haber estado declarando en el juicio que involucra a ambos.

Balyan asegura que la asistente de Lindsay chocó contra su coche cuando la joven artista y ella abandonaban
una discoteca en Hollywood la noche del accidente, en 2010.
Además, el fotógrafo ha pedido al juez una multa para Lindsay y Azrael por darle evasivas continuamente.
Ante esto -y según consta en los documentos a los que ha tenido acceso el portal TMZ-
Azrael asegura que ha tenido que contactar con Lindsay a través de su otro abogado,
Mark Heller, quien no ha facilitado el acceso a la actriz.

Lindsay se enfrenta a otros tres casos de delitos menores relacionados con accidentes de tráfico ocurridos
el pasado mes de junio cuando se presentaron contra ella cargos de resistencia a la autoridad,
obstrucción -por dar información falsa a la policía- y conducción temeraria.