Sobre todo, si está relacionado con algún tipo de estrés o ansiedad.

Frutos secos

Opta por pistachos, almendras, nueces o cacahuetes. Pero ojo con las cantidades, porque en un aperitivo no deberías ingerir más de 150 calorías. Evita, eso sí, combinarlos.

Cereales

Puedes optar por los que vienen en barritas o por bolsas mini que ya vienen preparadas. Aportan vitamina B, fibra y tienen un alto poder saciante, pero no recurras a ellos a diario porque su aporte calórico es muy alto.

Chocolate

Especialmente si es puro, reduce la presión arterial y contiene más polifenoles y antioxidantes que algunos zumos de frutas.

Espárragos

Tienen un alto contenido en vitamina B, que ayuda a regular los niveles de estrés. Además, aportan mucha fibra y agua, y la sensación de saciedad también ayudará templar tus nervios. Contienen también triptófano, un aminoácido relacionado con la serotonina, fundamental para mejorar estado de ánimo.

Apio

No solo es perfecto para una dieta sana, sino que su alto contenido en magnesio y sus aceites esenciales ayudan a relajar los nervios y alivian así el estrés, es perfecto si tienes problemas para dormir.

Plátano

Aporta energía inmediata y sacia el hambre gracias a su alto contenido en potasio y contribuye a equilibrar los niveles de agua en el organismo.

Papaya

Es rica en vitaminas (A, C y E), ayuda a prevenir el desgaste de la piel que el estrés fomenta, y es buena para el corazón y el sistema inmunológico, que también se ve afectado por los nervios.

harpersbazaar.es 07/01/15

Lo que deberías comer cuando tienes un ataque de hambre