... Hay una pequeña porción de la población que no puede dormir sin calcetines. El resto no lo comparte y, en ocasiones, ni lo entiende. ¿Qué es lo bueno y lo malo?

Todo en el hogar es cuestión de gustos, incluso cuando llega la hora de dormir. Con o sin pijama, con una simple manta o un edredón nórdico, con una almohada fina o gruesa... Cada persona es un mundo y suele decidir cómo duerme más cómoda. Solventadas las dudas iniciales, sobre todo cuando se trata de la primera noche en pareja, llega el momento de descubrir si tu chic@ duerme con calcetines.

El amor todo lo puede y al final se llegará a un entendimiento que no ponga en peligro la relación. Eso sí, tanto si perteneces a esa pequeña porción de la población como si no, tienes que saber que hay razones tanto buenas como malas para utilizar (o no) esta prenda en la cama.

Te despiertas en menos ocasiones

Si quieres dormir como un bebé, puedes probar a dormir una noche con calcetines y comprobar si es cierta la conclusión a la que llegó un grupo de investigadores que señalaron que las personas que duermen con esta prenda se despiertan menos durante la noche.

Te ayuda conciliar el sueño

Al igual que te ayuda a no despertarte en tantas ocasiones, es decir, a coger un sueño más profundo, dormir con calcetines también hace que puedas descansar con mayor rapidez. Esto sobre todo ocurre en invierno, cuando la temperatura de la casa y, concretamente, de la cama es más baja.

Por norma general, los pies son la parte del cuerpo que pierde temperatura con mayor facilidad, por lo que suele ser al mismo tiempo la zona que tenemos más fría cuando nos vamos a la cama. Así, compensándolo con los calcetines, haremos que se mantengan calientes y que no nos afecte a la hora de descansar.

Ayuda a evitar infecciones

Aunque pueda resultar extraño, en realidad dormir con calcetines ayuda a prevenir la aparición de hongos u otras bacterias en los pies. Esto se debe a que los calcetines impiden que los pies estén en contacto con las sábanas, algo que no supondría un problema si se cambian con la frecuencia adecuada.

Salvo que cambies las sábanas cada semana, lo más aconsejable es que duermas con calcetines. De lo contrario, debes saber que aunque aparentemente parezcan que están limpias, puedes estar durmiendo rodeado de ácaros y bacterias.

Reducen la sudoración

Existe la creencia de que los calcetines hacen que, quizás por el calor, nuestros pies suden más. Esto depende del tejido del que estén realizados, ya que pueden conseguir precisamente todo lo contrario. Si dormimos con unos calcetines adecuados, siempre y cuando seas una persona con tendencia a sufrir capítulos de hiperhidrosis, podemos reducir notablemente la sudoración y la sensación de humedad en nuestros pies, ya que el tejido absorberá el sudor y los mantendrá secos.

Además de decantarnos por el modelo adecuado, hay que tener en cuenta que deben ser calcetines limpios y no utilizar los que hemos llevado el resto del día.

Mala circulación de la sangre

Esta es la principal causa que señalan los detractores de los calcetines en la cama. Hay que tener en cuenta que no todos los calcetines son apropiados para utilizarlos a la hora de dormir, al igual que tampoco pueden llevarse durante muchas horas. ¿Por qué? Hay calcetines que no son elásticos y su goma aprieta en exceso la zona del tobillo.

Esto evita que la circulación sanguínea sea más lenta, lo que produce además una sensación de cansancio extra en nuestros pies. No utilizas los calcetines adecuados si al quitártelos se queda una notable marca sobre tus tobillos.

Mal olor

Hay personas que no pueden dormir sin calcetines, sin importarle dónde o con quién duerman. Esto, más allá de la reacción que pueda provocar en la otra persona, puede suponer un importante inconveniente. ¿Por qué? Si necesitas dormir con calcetines, lo más recomendable es que lo hagas con un par totalmente limpio.

Llevar unos calcetines durante toda la jornada laboral, tengas o no problemas de sudoración, los convierten en una prenda prohibida para meterte en la cama. Además del mal olor, la humedad puede provocar la aparición de infecciones.

Esto, siempre y cuando se utilicen calcetines limpios, no debe suponer un problema.

El cuerpo se acostumbra

El ser humano es un animal de costumbres y si duermes con calcetines todos los días, lo más normal es que los eches de menos en aquellas noches en las que no puedes utilizarlos. Ya sea porque es la primera vez que duermes con una persona o porque estás fuera de casa y no tienes un par limpios, seguro que notarás que te cuesta conciliar el sueño y que tienes los pies más fríos de lo habitual.

Para solucionarlo, prueba a colocar varias mantas en la parte inferior de la cama.

Son anti-morbo total

Los gustos sexuales de cada uno son muy particulares y, aunque creas que lo has visto todo, seguro que aún te queda alguna 'sorpresa' por descubrir. Dentro de este amplio manual, hay personas a las que les gusta tener relaciones sexuales con los calcetines puestos, quizás para que no se le queden los pies fríos -como si el resto del cuerpo estuviese cubierto-.

Aunque para gustos los colores, incluso esa pequeña porción que duerme con calcetines está de acuerdo en que es una prenda anti-morbo total y que debes evitar si quieres tener una noche de pasión y desenfreno.

Qué.es 30 de noviembre de 2015

Lo bueno y lo malo de dormir con calcetines -- Qu.es --