Saturno es uno de los planetas más misteriosos debido a su lejanía y composición. Sin embargo, la NASA ha descubierto grandes cosas con las misiones espaciales que envía en busca de datos. Ahora, en la última etapa de la misión Cassini, obtuvo importante información sobre los anillos de Saturno. Es la gran despedida para una nave que aportó mucho a la ciencia.


NASA/JPL

Lo que sucede específicamente es que los anillos lanzan agua congelada, moléculas y otros elementos sobre las nubes del planeta, en forma de lluvia. Conocer la composición de los anillos es de gran importancia porque ayuda a saber la historia de Saturno. Podría ser que los anillos existieran justo en este momento pero no antes. Si su aparición es reciente sería un gran descubrimiento para la ciencia.

La lluvia de los anillos de Saturno

No es la primera vez que se habla de lluvia en los anillos de Saturno, pero sí la primera vez que se comprueba. Cassini pasó entre ellos a una velocidad de 107 mil kilómetros por hora, más rápido que cualquier otra nave en el pasado, por lo que es difícil interpretar los datos de esos instrumentos.

Cassini logró medir la masa de los anillos y además, con diferentes instrumentos, medir los «sabores» de cada elemento de la lluvia. Las partículas con mayores cargas eléctricas caen en el hemisferio sur del planeta porque siguen las líneas del campo magnético. Es raro que no se encuentren tantas partículas de hielo dado que conforman en mayor parte los anillos, pero parece deberse a un cinturón de radiación.

¿Cómo se formaron los anillos de Saturno?


Los datos de Cassini encontraron también que los anillos podrían estar hechos de lo que fue una luna o un cometa. Eso explica la composición de hielo que podría estar en la superficie de la luna. Todavía no sabemos cómo un sistema supuestamente estable adquirió esos anillos hace algunos cientos de miles de años, pero es posible que tengamos respuestas en poco tiempo.

vix.com / Katia Silveira, octubre 2018

Llueve en los anillos de Saturno y así lo descubrió la NASA