El futuro de la seguridad en los vehículos pasa por implementar el lector de huellas para coches como método de seguridad principal.


Los sistemas biométricos están cada vez más en alza y están sustituyendo los sistemas de seguridad tradicionales en multitud de campos. Uno de los avances que más se está implantando en cada vez más dispositivos es el lector de huellas para coches, el cuál asegura nuestro coche casi tanto o más que una llave tradicional. Hyundai lo sabe, y para esto ha echado toda la carne en el asador.

La firma automovilística ha confirmado que se postula a ser la primera empresa de coches en sustituir la llave tradicional por un lector de huellas, ya sea en las puertas del coche como en el encendido del vehículo. Una apuesta arriesgada que tiene sus ventajas y sus desventajas.

Hyundai apostará por el lector de huellas como único sistema

Así lo ha confirmado la misma Hyundai hoy, que ha asegurado que se comprometerá a que sus vehículos sustituyan la llave tradicional con un lector de huellas. Uno de sus próximos vehículos, el SUV Santa Fe 2019 usará estos lectores para sus puertas y para el encendido.

Cuando hablamos de sustituir la llave, lo decimos en el sentido más literal. Hyundai pretende que las puertas tengan dicho lector y que cuando el dueño del vehículo abra el coche con su lector se cambie el perfil personal para ajustar los asientos, su temperatura, los espejos laterales, la conectividad, etcétera. Además este lector será la llave de encendido y tendrá exactamente las mismas funciones.

El sistema utiliza sensores capacitivos y tiene una probabilidad de 1 entre 50000 de leer incorrectamente las huellas dactilares de otra persona. Una jugada que tiene una serie de ventajas y desventajas, ya que hasta ahora los pocos fabricantes que se han atrevido a incluir lectores de huellas en sus coches lo han hecho en conjunto con la llave tradicional u otros sistemas.

¿Es una buena decisión?


No hay que ir muy lejos para ver un lector de huellas; nuestros PCs y móviles lo incorporan habitualmente desde hace unos años. Pero sabemos que no son perfectos, ya que con humedad suelen fallar y dependiendo de la posición del dedo pueden dar más o menos problemas. Es decir, son una tecnología más que instaurada, pero no es infalible al 100 por cien, y teniendo en cuenta que este sistema sustituirá a la fiable llave de toda la vida, suscita varias preguntas.

Que Hyundai quiera arriesgar en este movimiento nos puede tranquilizar en cierta manera ya que implica que dicha tecnología se ha afinado lo suficiente para que sea aplicable en coches. Hay varias cosas a tener en cuenta a la hora de implementarlos, como por ejemplo la resistencia del lector, que su seguridad sea lo más certera posible y que pueda funcionar en condiciones como alta humedad y que soporte otras como un calor excesivo del ambiente.

Hay muchas situaciones en las que el lector como único sistema de seguridad podría suscitar problemas. Por ejemplo, un ladrón podría copiar nuestra huella para usarla en el coche o podría rayar o inutilizar el lector (además del problema que supone de cara al vandalismo). Esto son suposiciones y si Hyundai se ha arriesgado tanto en este movimiento es porque ha previsto todos estos inconvenientes.

Hyundai no especifica si habrá métodos adicionales de seguridad como una llave o un uso con el smartphone. Sería necesario, ya que situaciones como dejar el coche a un amigo o dejar que otra persona condujera el coche serían todo un engorro para los usuarios. Veremos de qué forma se implementa esta decisión y de qué manera nos afecta a nosotros, los conductores.

omicrono.com / Manuel, 31 diciembre 2018

Lector de huellas para coches, el nuevo sustituto de la llave tradicional