La conocida tienda multinacional de muebles y accesorios del hogar Ikea decidió hacer un experimento con dos plantas para mostrar el poder dañino del bullying, también llamado de acoso escolar. Dos plantas fueron colocadas en varias escuelas de los Emiratos Árabes Unidos y a cada una se le dieron mensajes diferentes.

Una de ellas recibió una serie de comentarios negativos y la otra, solo cumplidos a los largo de un mes. Ambas recibieron la misma cantidad de agua y luz solar, de acuerdo con los autores del experimento. Los estudiantes aseguran que, conforme pasaron las semanas, una planta empezó a verse decaída mientras que la otra florecía.
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.

Este ejercicio tenía el objetivo de concienciar a los alumnos sobre los efectos del bullying. El resultado demostró que si esto le pasa a una planta, seguramente también tiene consecuencias negativas para los seres humanos. El video que registró el proceso luego se hizo viral en Internet.

Por otro lado, muchas personas expresaron sus dudas sobre si este experimento de verdad estaba respaldado por la ciencia. Si bien es cierto que no existe mucha evidencia científica de que las plantas se vean afectadas por los comentarios agresivos, sí existen estudios sobre la comunicación entre éstas y su capacidad para detectar e incluso expresar amenazas.

Un estudio publicado en el periódico BMC Ecology reveló, por ejemplo, que las plantas interactúan entre ellas y crecen mejor cuando tienen un buen vecino. Además, poseen una forma de comunicarse (aún no especificada) que no tiene que ver con la luz, las señales químicas ni el contacto físico.

«Una "buena" planta vecina como la albahaca influyó positivamente en la germinación de las semillas de chile cuando se bloquearon todas las señales conocidas», detalló el texto académico.

Además, otro estudio publicado en la revista científica Oecologia detectó que las plantas se ven afectadas por el ruido de los insectos que comen hojas. Ellas pueden distinguir entre vibraciones causadas por las peligrosas mordidas y el viento o el canto de los insectos.

Aunque no existen más pruebas de que los insultos literalmente afectan a las plantas, es cierto que detectan señales que aún no podemos descifrar.

vix.com / Joanna Gutiérrez, 22/05/18

Le hicieron bullying a una planta por un mes y te costará creer lo que sucedió