Línea celular de células madre embrionaria del estudio

Numerosos grupos de investigación trabajan desde hace años con un objetivo común: conseguir una fábrica inagotable de células madre pluripotentes que se transformen a nuestro antojo en repuestos de neuronas humanas, células del corazón, del páncreas o cualquier otro tipo celular para combatir enfermedades incurables. Lo hacen con diferentes aproximaciones, con la polémica clonación terapéutica -la técnica con la que se creó a la oveja Dolly y que requiere destruir embriones humanos- o con reprogramación celular, una solución sin reproches éticos que es capaz de transformar células adultas de un paciente como las de la piel y poner a cero su reloj biológico. Pero aún no está claro qué técnica será la más segura y eficiente para empezar a tratar a pacientes.

Ninguna vía se ha abandonado y siguen perfeccionándose. Un grupo de científicos estadounidenses publica en la revista «Nature» un avance decidido que acerca un poco más el uso de estas técnicas en los hospitales. Cuentan cómo han conseguido generar células aptas para tratamiento tras combinar el material genético de una célula de la piel con el óvulo de una donante.

Así fabricaron un embrión humano clónico y consiguieron células pluripotentes con capacidad para convertirse en cualquier tipo celular. Su protocolo de actuación y la utilización de productos químicos y biológicos ha permitido mejorar el proceso para obtener las células madre embrionarias a partir de esos embriones clonados.

Piel de un recién nacido

Los investigadores emplearon células de la piel de un recién nacido y también las procedentes de una mujer con diabetes tipo 1 que fusionaron con óvulos de donante. De esta manera, obtuvieron un total de cuatro líneas de células madre embrionarias que pudieron transformarse en neuronas, células de cartílago, de páncreas, musculares.... También consiguieron células «beta» del páncreas, las encargadas de producir la insulina, a la medida de la mujer con diabetes. Si se trasplantaran, estas nuevas células podrían empezar a fabricar insulina y liberar a esta paciente de las inyecciones de insulina.

Es la primera vez que se derivan células madre de un ser humano nada más nacer y que se logran células productoras de insulina a la medida de un paciente. La utilización de material genético del bebé la justifican los investigadores para determinar si se podían derivar células pluripotentes tanto de niños como de adultos.

Desde hace ocho años este grupo de la Fundación Laboratorio de Células Madre de Nueva York, liderado por Dieter Egli, trabajaba para generar de células de reemplazo que pudieran tratar la diabetes tipo 1. Las células beta productoras de insulina fallan en las personas con diabetes tipo 1, lo que provoca la subida de los niveles de glucosa en sangre. Su reemplazo por células sanas podría significar una potencial cura para esta enfermedad.

Dos juegos de cromosomas

Hace un par de años el equipo de Egli propuso una estrategia diferente para llegar a donde ahora han llegado. Pero los resultados de entonces no permitían emplearlas en pacientes. Consiguieron crear células madre pluripotentes, aunque con una carga extra de material genético que las invalidaba para usar en tratamientos médicos.

Ahora han solventado ese problema y, por primera vez, han obtenido las células madre correctas, con dos juegos completos de cromosomas. El experimento supone un avance decidido en este tipo de investigaciones y acerca un poco más su utilización en tratamientos médicos.

Óvulos donados

Aunque la técnica empleada, similar a la utilizada para clonar a la oveja Dolly, no despeja los recelos éticos. Otro problema añadido es que se necesita contar con óvulos donados por mujeres para realizar estas terapias. Su obtención no es sencilla porque está precedida de un fuerte tratamiento hormonal para estimular su producción y una punción dolorosa para extraerlos de los ovarios. Salvo en experimentación, solo se recurre a la donación de óvulos en tratamientos de reproducción asistida cuando la edad de la futura madre desaconseja la utilización de los suyos propios o están dañados.

El empeño personal de Susan Solomon para curar la diabetes de su hijo

Si alguien estaba feliz en la Fundación Laboratorio de Células Madre de Nueva York, era Susan Solomon. La consejera delegada de la fundación se involucró en este proyecto hace seis años para buscar una cura para la diabetes de su hijo. «Estoy encantada de anunciar que hemos creado células madre específicas de pacientes diabéticos por transferencia nuclear de células somáticas. Ver los resultados hoy me dan esperanza de que algún día tendremos la cura definitiva para esta enfermedad tan discapacitante», dijo.

Abc.es 28/04/14