Son muchas las publicaciones que se comparten en las redes sociales que señalan el hundimiento del Titanic como el origen de la utilización de la señal en morse ‘SOS‘, como indicativo de petición de socorro, pero, aunque sí se utilizaron durante esa tragedia, aquella no fue la primera vez que se hacía.


En 1906, seis años antes de suceder el famoso hundimiento, ya se había aprobado en una conferencia internacional celebrada en Berlín que la señal internacional para reclamar auxilio sería las letras SOS, reemplazando al utilizado hasta entonces: CQD [«Come Quickly, Distress»; vengan rápido, peligro].

La elección de las letras SOS se debió a la facilidad que resultaba comunicarlo a través del código Morse, ya que estas tres letras se retransmitían fácil e intuitivamente: « ••• — — — •••» (S: tres tonos cortos; O: tres tonos largos; S: tres tonos cortos), al contrario de CQD que era difícil de recordar y muy complejo: « — • — • — — • — — • •» (C: uno largo, uno corto, uno largo y uno corto; Q: dos tonos largos, uno corto y otro largo; D: un tono largo y dos cortos).

El primer uso que se hizo de la petición de auxilio con las siglas SOS fue el 10 de junio de 1909 desde el buque de pasajeros RMS Slavonia el cual encalló y hundió en las inmediaciones de las Azores.

La popularización del hundimiento del Titanic ayudó a difundir estas siglas como llamada de socorro, pero haciendo creer erróneamente que se había originado allí. Muchos son los que creen que SOS es el acrónimo de «Save Our Souls» [salven nuestras almas], pero en realidad esas siglas no quieren decir absolutamente nada, debido a que se escogió simplemente por lo sencillo que era de recordar y retransmitir.

20minutos.es/Alfred López 23/11/15

Las siglas de petición de socorro