Es muy rica en calcio, con un contenido muy cercano a la leche de vaca.

Es estupenda para la circulación, reduce hasta el 20% la tasa de colesterol.

Reduce los triglicéridos y aumenta la flexibilidad en las arterias.

Su contenido en potasio contrarresta el sodio. Es buena para dietas de retención de líquidos.

Es ideal para controlar la hipertensión arterial.

Es un potente anticancerígeno, sobre todo en el estómago.

Es muy buena para la próstata.

Ayuda a controlar el hígado.

Es fantástica para la diabetes, libera azúcares poco a poco y estabiliza sus niveles.

Su lecitina puede mejorar la memoria.

esquire.es

Las propiedades de la soja