Prototipo de papel electrónico desarrollado en la Universidad de Tokio. (Yusuke Komazaki/ University of Tokyo)

Investigadores de la Universidad de Tokio han renovado un viejo concepto de papel electrónico para hacerlo adecuado para la escritura sobre pantallas grandes, como las pizarras.

La tinta tradicional y el papel están íntimamente ligados tanto a la lectura como a la escritura. En el desarrollo del papel electrónico, la característica de la escritura se ha mantenido generalmente por detrás. Se han habilitado posibilidades limitadas asequibles económicamente en el limitado ámbito de los juguetes infantiles, y en la gama alta se ha desarrollado la pantalla táctil y los bolígrafos inteligentes.

¿Pizarras para el futuro?

Un equipo de investigadores japoneses ha tomado ahora una tecnología de papel electrónico desarrollada originalmente en la década de 1970 y la ha puesto al día para hacer una pantalla resistente y de bajo costo que podría ser utilizada como una pizarra cuando se requiere un gran espacio de escritura.

La pantalla está hecha de micropartículas bicolores de unos 0,1 milímetros de diámetro. Un hemisferio de cada partícula es de color negro y lleva una carga negativa, mientras que el otro es blanco y lleva una carga positiva. Las partículas se intercalan entre dos electrodos. Al cambiar la dirección de la tensión a través de los electrodos de la pantalla de fondo se puede cambiar entre el blanco y negro.

Tales pantallas no son nuevas, pero estos investigadores han sido los primeros en integrar un componente de control de campo magnético con el control eléctrico inicial. Además de llevar una carga negativa, el lado negro de las micropartículas también contiene nanopartículas magnéticas que hacen que sea posible escribir en la pantalla. Al aplicarse un voltaje se borrarán inmediatamente los dibujos. En la ausencia de un voltaje o campo magnético, la imagen se mantiene sin utilizar ninguna energía.

"Dureza, costo, tamaño y color son las ventajas de nuestra pantalla de papel electrónico", dijo Yusuke Komazaki, autor principal del artículo que puede leerse en Journal of Applied Physics. La pantalla está hecha de materiales como el polímero acrílico, el elastómero de silicona y el aceite de silicona, que son relativamente baratos y se sostienen bien bajo luz UV. Debido a la estructura simple del papel electrónico, las pantallas grandes se pueden fabricar fácilmente, dijo Komazaki. Además, los investigadores pudieron cambiar fácilmente las combinaciones de colores mediante la sustitución de diferentes pigmentos de micropartículas, añadió.

"La escritura y el dibujo es una característica indispensable de papel, por lo que creemos que nuestro papel electrónico habilitado para la escritura está más cerca el papel real que las versiones convencionales", argumentó Komazaki, que concluyó con un enorme reto: "Algún día, el papel electrónico habilitado para la escritura puede sustituir el papel real".


20minutos.es 25/04/15

Las pizarras del futuro, ¿hechas con papel electrónico?