La oficina de copias de la pinacoteca más importante del mundo permite a los pintores reproducir cualquier cuadro menos cuatro obras de arte

...«Las meninas» de Velázquez

Todos los años, media docena de pintores solicitan los permisos especiales a la oficina de copias del Museo del Prado para imitar alguna de sus obras. Pero hay cuatro cuadros que no se pueden pintar. Entre ellos, «Las meninas» de Diego Velázquez (1656), la obra de valor «incalculable» de la pinacoteca más grande del mundo.

...«El jardín de las delicias» de El Bosco

«El jardín de las delicias» de El Bosco (1500-1505) es otra de las obras que se pueden ver, pero no reproducir. El motivo, «cuestiones de seguridad», informan desde el templo del pincel.

...«La maja vestida» de Goya

Según se camina por los pasillos de El Prado se ven caballetes aparcados con obras semiacabadas. Algunos lienzos son casi idénticos a las reproducidos. Cuesta diferenciarlos del auténtico. «Las majas» de Goya tampoco se pueden copiar.

...«La maja desnuda» de Goya

Tanto la maja vestida como la desnuda reciben millones de visitas cada año. Son dos de las obras más aclamadas por el público. Y aunque muchos pinceles las querrían pintar admirando la obra genuina, están prohibidas.

Condiciones para la imitación

Los artistas que quieran imitar un cuadro de El Prado tienen que atenerse a una condición básica: la réplica no puede ser igual que la original. Tiene que mantener al menos cinco centímetros de diferencia en cada lado sobre el que copia.

Todo se escanea

Por cuestiones de seguridad y evitar que pueda ser vendido como un original, las reproducciones se escanean y se guardan en los libros de registro del museo, que datan de principios del siglo XIX.

Tiempo límite

A los pintores se les concede un permiso especial para entrar en el Prado y pintar. Normalmente, tienen que terminar su obra en entre 6 y 7 semanas.

Abc.es 18/05/2014