Las ensaladas son un plato que forman parte de nuestra dieta mediterránea. Si elegimos bien los ingredientes con los que prepararlas, una ensalada puede ser un plato muy equilibrado, nutritivo y saludable.

Para conseguir que un plato de ensalada sea equilibrado desde el punto de vista nutricional necesitamos complementarlo con un aporte de hidratos de carbono y proteínas.

Éstos los podemos incorporar en la ensalada (atún, pasta, lentejas, huevo...) o de segundo plato. Como bien sabemos el consumo de vegetales, contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, los profesionales de la nutrición alertan de que no se consume ni la mitad de la cantidad diaria recomendada de hortalizas y vegetales, un mínimo de 400 gramos diarios. Para cubrir esas recomendaciones las ensaladas pueden ayudar a alcanzar estas recomendaciones.


Abc.es 24/03/14