Hay animales que destacan por su inteligencia y el amor que entregan a sus hijos. Los elefantes son algunos de ellos. Si creías que los paquidermos eran buenos padres, te sorprenderá saber que también aprueban como abuelos.


Científicos estudiaron a estos gigantes por varias décadas y se asombraron con el rol de abuelas que ejercían las elefantas de más edad, cuidando a los cachorros y ayudándoles a aprender a sobrevivir en una naturaleza muchas veces peligrosa.

Elefantas: superabuelas

Los elefantes son animales que dan mucha importancia al grupo y al cuidarse los unos a los otros. La especialista en comportamiento animal Phyllis Lee observó a más de 3 mil elefantes que viven en zonas protegidas al sur de Kenia e identificó a 60 familias de paquidermos. Si bien los hallazgos del estudio se publicaron ahora, la investigación duró 42 años.

El estudio concluyó que las hijas de una elefanta que cumple bien su rol viven más y en el caso de abuelas elefantas dedicadas a sus nietos, la longevidad era aún mayor, además de ser más prolíficos a la hora de tener crías.

El monitoreo se concentró en 834 hembras en su hábitat salvaje y demostró que las que seguían teniendo madre a los 9 años de edad tendían a vivir una década más que las que quedaron huérfanas a los pocos años de vida.

Los elefantes viven en promedio 70 años y son fértiles durante un período largo, por lo que es común que madres e hijas tengan crías al mismo tiempo. En estos casos, las familias son aún más unidas y entregan un cuidado conjunto a sus miembros más jóvenes.

Gracias a su experiencia, las elefantas de mayor edad sabían cómo cuidar mejor a sus crías transmitiendo ese conocimiento no solo a sus hijos sino también a sus nietos, asumiendo un importante rol en la crianza de las tres generaciones.

Los elefantes tienen una memoria privilegiada y las hembras de mayor edad conocen bien los lugares donde encontrar agua, comida, protegerse de depredadores o donde pueden existir peligros. En este sentido, su rol a cargo de los más jóvenes es clave para asegurar no solo su supervivencia sino también la continuidad de la especie.

Los científicos que publicaron los resultados de su estudio en el Behavioral Ecology and Sociobiology también indicaron que las abuelas elefantas son sumamente afectuosas desde el punto de vista físico, lo que genera relaciones positivas en la crianza de los nietos.

Por otro lado. si bien las hembras elefantes son grandes abuelas no se puede decir lo mismo de los machos, quienes se desentienden bastante del cuidado de sus hijos y nietos... No por nada son una especie en que la hembra es la líder de la manada.

vix.com / Isabel Valenzuela

Las elefantas son excelentes abuelas, según la ciencia