Una pareja de cisnes con sus pequeños polluelos están en medio de la calzada mientras los coches pasan.
Cuando un agente de policía se da cuenta, enseguida avisa a personas especialistas y los llevan al lago. Precioso gesto de la policía danesa.