Hoy nos vamos a centrar en uno de esos pasajes curiosos de la historia que no han llegado a los libros de texto actuales, pero que resultan atractivos y merece la pena recordar. Aquí están los hechos acaecidos a los tiranicidas Aristogitón y Harnodio, héroes de la Antigua Grecia que se convirtieron en un símbolo incluso para el mismo Alejandro el Grande.

¿Qué es un tiranicida?

Antes de continuar, hacemos un pequeño inciso para saber qué significa tiranicida. En este caso, se trata de una palabra que viene de la raíz griega «tyrannos», es decir, tirano, y del latín «cido», que significa matar. Es decir, un tiranicida es un asesino de tiranos.

¿Quiénes eran Aristogitón y Harmodio?

Los protagonistas de hoy son Aristogitón, nacido en Atenas, en el seno de una familia de clase media, y su joven amante Harmodio, este procedente de la nobleza. Ambos vivieron en la polis gobernada por la tiranía de los Pisistrátidas.

En este caso, Harmodio se sintió ofendido, ya que Hiparco, perteneciente a la familia regente, no permitió que su hermana formase parte de las canéforas (vírgenes jóvenes de nacimiento distinguido que vivían en el Templo de Atenea) en la procesión de las Panateneas (fiesta religiosa dedicada a Atenea).

Tal fue la ofensa que sintió Harmodio que, con la ayuda de su amante Aristogitón, decide acabar con los tiranos Pisistrátidas. Debido al malestar que el pueblo de Antenas sufre por la tiranía de los Pisistrátidas, no les fue difícil a Harmodio y Aristogitón contar con cómplices y ayuda para acabar con Hiparco y Hipias, los dos descendientes de Pisístrato que formaban la familia regente.

El tiranicidio de Aristogitón y Harmodio

Aristogitón y Harmodio eligieron el mismo día de las Panateneas para acabar con los Pisístrátidas. Así pues, en un primer momento decidieron ir a por Hipias, que se encontraba con su guardia personal en el Cerámico (barrio de alfareros). Sin embargo, al verle discutir con uno de sus cómplices, se sienten traicionados y huyen.

En su camino de huida, los tiranicidas se encuentran con Hiparco, y este sí que está solo, sin la protección de su guardia personal. Así pues, deciden apuñalarlo hasta la muerte. No obstante, los protectores llegaron a tiempo de acabar con la vida de Harmodio allí mismo, mientras que poco tiempo después consiguen apresar a Aristogitón y le asesinan.

Símbolos de la libertad

Lo curioso de la historia es que poco después, cuando Hipias es derrocado, Aristogitón y Harmodio son considerados como héroes y mártires de la libertad, aún cuando el motivo de su enemistad con los tiranos Pisistrátidas nada tenía que ver con esto. En el Ágora de Atenas se esculpieron dos estatuas obra de Antenor en su honor. Aunque fueron destruidas por Jerjes en el siglo V a. E. C., volvieron a ser restauradas por el mismísimo Alejandro el Grande. De hecho, se les atribuyó un lugar junto a Aquiles en la Isla de los Bienaventurados según su mitología.


batanga.com / Publicado por: Pedro Gonzalez Nuñez - Jul 7, 2015

La peculiar historia de los tiranicidas Aristogitón y Harmodio