Descubrir cómo se formó nuestro Sol es algo realmente complicado, podemos decir mil y otra vez que hay estrellas similar a la nuestra, pero en realidad ninguno de los soles que se encuentran en la galaxia son exactamente iguales.


Sin embargo, poco a poco nos acercamos a explicar el nacimiento del Sol y sus planetas, y al parecer la guardería estelar que dio lugar a la formación de nuestra estrella se separo de la galaxia al menos unos 30 millones de años antes de que naciese.

“Teniendo en cuenta que pasaron menos de 100 millones de años hasta que se formaron los planetas rocosos, este tiempo de incubación parece asombrosamente largo”, señala Martin Bizzarro, químico y científico planetario de la Universidad del Museo de Historia Natural de Copenhague.

Este nuevo estudio reconcilia una antigua discrepancia entre las abundancias de dos isótopos radiactivos, yodo-129 y hafnio-182, en el momento del nacimiento del Sol, hace unos 4.567 millones años. Las muestras procedían de meteoritos y fueron analizadas hace tiempo en varios laboratorios.

“Nosotros no medimos estos núcleos en los meteoritos, pero explican los datos ya disponibles” agrego Maria Lugaro de la Universidad de Monash en Australia, señalando que esta investigación proporciona la primera interpretación correcta de los datos de meteoritos que se presentaron previamente.

“Ahora podemos decir con confianza la final de uno por ciento de oro, plata y platino, se añadieron al Sistema Solar aproximadamente 100 millones de años antes del nacimiento del Sol”

Lugaro y sus colegas calcularon que los últimos elementos más pesados, como el plomo, fueron añadidos al “caldero” del Sistema Solar mucho mas tarde, unos 30 millones de años antes de que se formase el Sol.

“Este momento es importante porque representa el tiempo máximo que los ingredientes del Sistema Solar quedaron aislados del resto de la galaxia, dentro de una guardería estelar antes de la formación del Sol” señalo.

Pero este estudio no solo nos muestra la fecha de nacimiento del Sistema Solar, sino que además nos indica que esa guardería estelar debió ser “un lugar muy concurrido”, por lo que este hallazgo tiene implicaciones a la hora de cómo se forman y evolucionan otros sistemas estelares, incluyendo aquellos que poseen planetas potencialmente habitables.

“Los planetas del Sistema Solar sobrevivieron a la interacción dinámica con los hermanos del Sol. Por el momento, no podemos excluir que la guardería del Sol pudo haber sido una región muy masiva, donde miles o incluso decenas de miles de estrellas nacieron. En este caso, tendríamos la prueba de que los sistemas planetarios extrasolares pueden formarse y sobrevivir en condiciones de hacinamiento”, comento Lugaro.

“Ahora sabemos que este período de incubación no podría haber durado más de 30 millones de años. Esto nos ofrece la oportunidad de determinar la vida útil de la guardería donde nació el Sol, su densidad y cuántas estrellas nacieron allí”.

Las estrellas se forman densas y frías regiones del espacio dominadas por hidrogeno, estas nebulosas son “enriquecidas” por los materiales formados en el interior de otras estrellas y que son lanzados al espacio en las grandes explosiones de supernovas.

Los investigadores esperan reducir el período de tiempo hasta “ver” los años previos del nacimiento del Sol gracias al estudio de otros núcleos radiactivos más pesados que el hierro, como el plomo-205.

El trabajo ha sido publicado en la revista Science.

espacioprofundo.es 07/08/14