El rover Opportunity de la NASA, que aterrizó en el planeta rojo en 2004, ha batido el récord de distancia recorrida por un vehículo en otro planeta, con 40 kilómetros.

El récord anterior de la distancia de conducción en otro mundo estaba en manos del rover lunar Lunokhod 2, de la Unión Soviética, que viajó 37 kilómetros sobre la superficie de la Luna en 1973.

No es el primer récord que bate el Opportunity. El año pasado superó la distancia máxima que había recorrido la NASA: los 35,74 kilómetros del rover que los astronautas del Apolo 17 Eugene Cernan y Harrison Schmitt usaron en su viaje a la Luna de diciembre de 1972.

Así, a la NASA le han hecho falta 41 años para que uno de sus artilugios superase a los vetustos vehículos de la URSS.

«El Opportunity ha ido más lejos que cualquier otro vehículo de ruedas en otro mundo», ha dicho el director de proyecto Mars Exploration Rover John Callas, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. «Esto es muy notable teniendo en cuenta que estaba destinado a moverse apenas un kilómetro y nunca fue diseñado para esa distancia. Pero lo realmente importante no es eso, sino la exploración y descubrimientos que logrados en el camino».

Una maniobra de 48 metros el 27 de julio puso la odometría total del Opportunity en 40,25 kilometros. La conducción de este mes llevó al rover hacia el sur a lo largo del borde occidental del cráter Endeavour. El rover ha recorrido más de 32 kilómetros antes de llegar al cráter Endeavour en 2011, donde ha examinado afloramientos en el borde que contienen arcilla y minerales de sulfato del interior del cráter. Los sitios están dando evidencia de antiguos ambientes con agua menos ácidos que los examinados en el lugar de aterrizaje.

Si el rover alcanza los casi 42,2 kilómetros de distancia de una maratón, se acercará al próximo gran reto científico de la misión, el sitio denominado «Valle del Maratón». Las observaciones en órbita alrededor de Marte sugieren que varios minerales de arcilla se exponen juntos en este valle, rodeado de pendientes pronunciadas, donde las relaciones entre las diferentes capas pueden ser evidentes.

Abc.es 29/07/2014