Las sondas Grail han realizado un mapa de gravedad de la Luna
espacioprofundo.es 31/05/13

Las naves gemelas de la misión Gravity Recovery and Interior Laboratory (GRAIL) han descubierto el origen de las invisibles regiones masivas que hacen que la gravedad de la luna sea irregular, un fenómeno que afecta directamente al trabajo de las diferentes misiones que se encuentran en la órbita lunar.

La misión GRAIL estudió durante nueve meses la estructura interna y la composición de la luna logrando un detalle sin precedentes, logrando identificar las ubicaciones de las grandes y densas regiones conocidas como ‘concentraciones de masa’, o ‘mascons’, que se caracterizan por una fuerte atracción gravitatoria. Estas regiones acechan bajo la superficie lunar y no pueden ser detectadas por las cámaras ópticas normales.

Científicos GRAIL encontraron los mascons combinando los datos de gravedad de GRAIL con complejos modelos informáticos que simulaban los grandes impactos de asteroides junto a los detalles conocidos sobre la evolución geológica de los cráteres de impacto.

“Los datos confirman que los mascons lunares vistos por GRAIL se generaron cuando grandes asteroides o cometas impactaron con la antigua luna, cuando su interior era mucho más caliente de lo que es ahora”, comento Jay Melosh, de la Universidad de Purdue en West Lafayette, investigador de la misión y autor principal del artículo que desvela los detalles. ”Creemos que los datos de GRAIL muestran cómo la corteza de la Luna y su manto denso se combinaron tras el impacto de un gran objeto para crear el patrón distintivo de las anomalías de densidad que reconocemos como mascons.”

El origen de mascons lunar ha sido un misterio en la ciencia planetaria desde su descubrimiento en 1968 por un equipo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL). Los investigadores están de acuerdo que los mascons son el resultado de antiguos impactos, hace millones. Hasta ahora no está claro qué cantidad de masa lleno los cráteres o si esta era rica en hierro que afloro desde el manto a la corteza.

En un mapa del campo gravitatorio de la Luna, un mascon aparece como un patrón que muestra un aumento de la gravedad rodeada por un anillo donde la gravedad es menor al que a su vez rodea otro anillo de mayor densidad. Este aumento de densidades como si fuesen una diana. La fuerza de gravedad de este ojo buey de una mascon está causado por el material lunar derretido por el calor de un impacto de un asteroide de hace mucho tiempo.

“Conocer mascons significa que, por fin, estamos empezando a entender las consecuencias geológicas de un gran impacto”, señalo Melosh. ”Nuestro planeta sufrió impactos similares en el pasado distante, y la comprensión de los mascons puede enseñarnos más sobre la antigua Tierra, tal vez sobre cómo empezó la tectónica de placas y lo que crearon los primeros depósitos de minerales.”

Se espera que estos hallazgos de los mascons lunares influyan a su vez en geología y evolución planetaria.

“Los mascons también se han identificado en relación con las cuencas de impacto en Marte y Mercurio”, comento Maria Zuber, investigador principal de GRAIL, del Instituto Tecnológico de Massachusetts. ”La comprensión de ellos en la Luna nos dice cómo los impactos más grandes modificaron las cortezas planetarias tempranas.”

La misión fue lanzada en septiembre de 2011 como GRAIL A y GRAIL B y rebautizadas como Ebb and Flow, estas dos naves describían una órbita casi circular cerca de los polos de la Luna a una altitud de cerca de 55 kilómetros hasta la finalización de su misión en diciembre de 2012, momento en el que se estrellaron contra la superficie lunar.

Los hallazgos aparecen en la edición del 30 de mayo de la revista Science DOI.