Este cartero estadounidense nos cuenta cual es la mejor parte de un día en su trabajo.
Cuando llega a casa de uno de los vecinos a entregar una carta y el perro de la familia
sale a por ella.