Mitchell Marcus es un chico con discapacidad mental que ha ayudado durante toda la temporada al entrenador del equipo
de instituto Coronado de El Paso, Texas.
Para agradecerle su labor, el entrenador del equipo, Peter Morales, decidió convocar al chico para jugar el último partido
de la temporada frente al instituto Franklin.

Cuando el partido ya estaba decidido y su equipo ganaba por 10 puntos,
el entrenador sacó a Marcos a un minuto del final. Los aficionados no pudieron evitar corear su nombre.

En el vídeo se puede ver como el chico se quedó en varios ataques debajo de la canasta del equipo contrario con el objetivo de anotar una.
Marcus falló varios intentos, pero cuando sólo quedaban unos segundos de partido, uno de los jugadores del equipo rival, Jonathon Montañez,
le cedió la pelota a Marcus en un saque de banda para que anotara una canasta. Y Marcus anotó.
Acto seguido, todos los aficionados bajaron a la pista eufóricos para levantarlo en brazos.

Al finalizar el partido, Jonathon comentó: ”Me enseñaron a tratar a los demás como yo querría ser tratado”.
Este es el vídeo del momento: