Efectivamente, el agua debe ser la bebida de consumo habitual y la más recomendable para acompañar las comidas.

No es aconsejable acompañar habitualmente las comidas de zumo o leche, al igual que las bebidas refrescantes y alcohólicas que se han de reservar para un consumo ocasional.


Abc.es 13/03/14 (Responde Blanca Lozano, diplomada en Nutrición Humana y Dietética y licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Dietista-Nutricionista del departamento de Nutrición y Salud de Unilever.)