Esta medusa robot ha sido especialmente diseñada para monitorear a los arrecifes de coral, que están en peligro, y salvarlos.

Los corales están en peligro. No solo porque las cremas solares matan literalmente a los corales, motivos por los que están comenzando a ser prohibidos en varios países del mundo, sino también por el aumento de las temperaturas (además de estos dos factores, en los que los humanos tenemos toda la culpa, hay más motivos).

El problema es que los corales no solo son una atracción turística del mar, sino suponen una tremenda importancia para el ecosistema marino; si caen los corales, caerá la gran parte del ecosistema marino; es así de simple.

Pero también son importantes para los que vivimos fuera del agua: nos protegen de fuertes oleajes, por ejemplo; y esto último, aunque parezca baladí, no lo es: sin los corales, una barrera natural de la cosa, los huracanes harían mucha más mella, destrozando muchas más cosas a su paso, y matando a más personas.

Una medusa robotizada, la salvación de los corales

Por ello, los científicos necesitan estudiar y monitorear estos arrecifes de coral. Pero hay un problema: son tan delicados que la actividad humana cercana puede dañarlos (de hecho, una de las causas de su muerte también es el turismo marino descontrolado). Pero la Oficina de Investigación Naval de EEUU Y de la Universidad Florida Atlantic (también en EEUU) han encontrado la solución: medusas robóticas que monitorearán los corales por nosotros.


IOPScience

Usando las medusas que vemos por las playas como inspiración, los investigadores construyeron prototipos de robots con un sistema de movimiento hidráulico simple capaz de moverse por el agua lentamente y sin poco esfuerzo. Y el resultado es un robot capaz de moverse a través del agua, sin dañar los corales.

«Una aplicación principal del robot es explorar y monitorear ecosistemas delicados, por lo que elegimos actuadores de red hidráulica blandos para evitar daños inadvertidos», explicó en un comunicado el Dr. Erik Engeberg de la Universidad Atlántica de Florida. El robot es suave por fuera, pues está hecho de silicona gomosa, lo que hace posible que pase por estrechas brechas.

Y, en el futuro, se plantean instalar sensores para comprobar el tamaño de una apertura antes de atraversarla, incluso, haciendo más inteligente a esta medura robot, además de todos los sensores necesarios para monitorear los corales, capaces de monitorear la temperatura del agua, la calidad e incluso transmitir imágenes en directo de varias de las partes de los corales a los científicos.

omicrono.com / Elías Rodríguez García, 19/09/18

La medusa robot para salvar a los arrecifes de coral