Finalmente, tal y como estaba previsto, la sonda Mars Atmosphere and Volatile Evolution o MAVEN ha llegado a su destino, entrando en órbita a las 02:24 de esta madrugada, hora peninsular.

Tal y como su nombre indica, la MAVEN estudiara la atmósfera marciana con la esperanza de descubrir como interactúa con los vientos solares y que motivo que el planeta rojo la perdiese, asi como también podrá estudiar su ionosfera.

“Como el primer orbitador dedicado a estudiar la atmósfera superior de Marte, MAVEN mejorará enormemente nuestra comprensión de la historia de la atmósfera marciana, cómo el clima ha cambiado con el tiempo, y cómo esto ha influido en la evolución de la superficie y la potencial habitabilidad del planeta”, señala Charles Bolden, administrador de la NASA en el comunicado, indicando que podría proporcionar datos para la hipotética misión tripulada al planeta rojo en la década de 2030.

Tras un viaje de 10 meses, fue lanzada el 18 de noviembre 2013 desde la estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida, el equipo de control de misión recibió la confirmación de que la MAVEN había entrado en órbita con éxito.

“La NASA tiene una larga historia de descubrimientos científicos en Marte y la llegada segura de MAVEN abre un nuevo capítulo”, señalo John Grunsfeld, astronauta y administrador asociado del Directorio de Misiones Científicas de la NASA. “Maven complementará otros exploradores robóticos de Marte de la NASA, los de nuestros socios de todo el mundo, para responder a algunas preguntas fundamentales acerca de Marte y la vida fuera de la Tierra.”

Tras la inserción en órbita, MAVEN comenzará una fase de puesta en marcha de seis semanas que incluirán la realización de una serie de maniobras para situarla en su órbita de trabajo final, además de poner a prueba tanto sus instrumentos y comprobar que las órdenes enviadas son ejecutadas correctamente. La MAVEN será entonces cuando comenzará su misión primaria que durara un año terrestre, tomando mediciones de la composición, la estructura y la pérdida de gases de la atmósfera superior de Marte y como interaccionan con el Sol y el viento solar.

La misión principal incluye cinco campañas de “profunda inmersión”, en la que llegara acercarse a tan solo 125 kilómetros de la superficie marciana. Esto permitirá obtener información de donde confluyen las atmósferas superior e inferior, lo que proporcionara un perfil completo de la región superior.

espacioprofundo.es 22/09/14