La única diferencia entre la leche entera y la leche desnatada es la cantidad de grasa que contienen, manteniéndose el contenido en calcio. El calcio es el principal responsable de la importancia de la leche para los huesos.

Debido a que la grasa que contiene la leche entera es fundamentalmente grasa saturada, generalmente se recomienda el consumo de la leche semidesnatada o desnatada.


Abc.es 11/03/14 (Responde Blanca Lozano, diplomada en Nutrición Humana y Dietética y licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Dietista-Nutricionista del departamento de Nutrición y Salud de Unilever.)