...Los chimpancés resuelven rompecabezas, tienen habilidades matemáticas y son capaces de aprender un amplio vocabulario... Pero no todos lo hacen con el mismo éxito. Como ocurre con los seres humanos, algunos de estos simios son más inteligentes que otros y, según concluye un estudio publicado en la revista Current Biology, la mitad de esa diferencia está escrita en los genes y pasa de una generación a otra. Según los autores del estudio, del Centro Nacional Yerkes de Investigación de Primates (EE.UU.), estos resultados son claves para la comprensión de las capacidades cognitivas de los primates y su evolución en el tiempo.

El papel de la genética en la inteligencia ha sido largamente debatido en los círculos científicos. Estudios anteriores han demostrado que los resultados de las personas en los tests de inteligencia dependen en gran medida de la genética, pero, por supuesto, pueden ser modificados por factores ambientales, como la educación o el control de las emociones. Sin embargo, el papel que los genes juegan en la inteligencia animal ha recibido mucha menos atención.

El nuevo estudio incluyó datos sobre las capacidades cognitivas de 99 chimpancés, desde los 9 a los 54 años de edad. El análisis encontró que alrededor del 50% de la variación en el rendimiento de estos ejemplares en una serie de pruebas cognitivas estandarizadas podría atribuirse a factores genéticos. Sin embargo, ni el sexo ni la forma de cría parecía influir en la inteligencia de estos animales. Es decir, que los ejemplares criados por cuidadores humanos no obtuvieron mejores resultados en las pruebas cognitivas que aquellos criados por sus madres chimpancés.

Ancestro común


Los investigadores creen que los estudios sobre los chimpancés podrían aumentar considerablemente la comprensión científica de la inteligencia. Eso es en parte así porque, a diferencia de los humanos, el desempeño de los chimpancés en pruebas cognitivas no se complica por factores relacionados con los sistemas educativos u otros condicionantes socioculturales.

Los resultados sugieren que las diferencias en la cognición pueden haber surgido en el ancestro común de humanos y chimpancés hace unos 5 millones de años. Los resultados también pueden conducir al descubrimiento de determinados genes relacionados con la inteligencia.

«Qué genes específicos subyacen a las diferencias individuales observadas en la cognición no está claro, pero la búsqueda de esta pregunta puede dar lugar a genes candidatos que han cambiado en la evolución humana y que permitieron el surgimiento de algunas especializaciones humanas específicas de la cognición», afirma William Hopkins, investigador del Yerkes.


abc.es 13/07/2014