Un nuevo sistema del MIT permite crear modelos 3D de corazones para planificar y ensayar las operaciones.


Volvemos a la carga con la impresión 3D y su uso en la medicina. Hace unos días veíamos lo increíblemente útil que había resultado para crear un esternón de titanio totalmente personalizado para un paciente de cáncer español que había perdido esa parte debido a la enfermedad.

La impresión 3D es una bendición en esos casos, pero no sólo puede servir para crear piezas que se usen en operaciones, sino también para ayudar a los médicos y cirujanos a hacerse una idea a qué se van a enfrentar en la propia operación, aumentando las posibilidades de éxito.

Un ejemplo es el proyecto de investigación en el que están trabajando desde el MIT y el Hospital de Niños de Boston: un sistema para crear modelos 3D de corazones de pacientes totalmente fieles y en tiempo récord.

El objetivo es claro: ofrecer a los especialistas una visión clara y real de la situación del paciente, permitiendo tocar y experimentar con un modelo tangible antes de la operación.

Un algoritmo permite crear e imprimir el modelo en sólo 3 horas

Esto es posible gracias a los datos recogidos en una resonancia magnética, pero los procesos manuales seguidos hasta ahora eran muy lentos, llegando a tardar hasta 10 horas y, si se habla de una operación urgente, gastar un día completo en la creación del modelo es demasiado. Los investigadores han conseguido crear un algoritmo que se encarga de reproducir el 90% de las secciones transversales.

Con ese algoritmo y los datos de la resonancia el trabajo acaba en sólo 1 hora y la impresión del corazón en 3D lleva otras dos horas, así que en 3 horas los cirujanos tienen un modelo real, con las características calcadas a las del paciente que van a operar y así poder planificar la cirugía y evitar complicaciones.

No es la primera vez que vemos este tipo de proceso, desde el mismo Hospital de Boston ya han utilizado una técnica similar para recrear las malformaciones cerebrales antes de las operaciones.


omicrono.com 21 septiembre, 2015 — Pedro Moya

La impresión 3D permite crear corazones personalizados