El pasado domingo fue rescatada en una playa de Gijón (Asturias) una foca gris que bautizaron como “Playu”.
Después de estar unos días alejada de su entorno y bajo la supervisión de la
Coordinadora para el Estudio y Protección de las Especias Marinas (Cepesma)
ya ha empezado a comer sola.



La foca fue rescatada en la playa de San Lorenzo y tenía una hipotermia.
De no ser por el aviso de un hombre a la Policía Nacional casi seguro hubiera muerto.
El lunes empezaba a comer mediante una sonda y después de unos días ya era capaz de volver a comer peces sola.

Ahora pasará a una piscina del centro de Cepesma y cuando el personal
de la Coordinadora lo considere oportuno la devolverán al mar.